Libro de armoria

heraldica apellido
ABADIA

ABADIA

Aragonés.(*) “Son antiguos hijosdalgo naturales del reino de Aragón, donde tienen su casa y solar conocido en las montañas de Jaca, donde salieron al principio de la reconquista valientes para ayudar al rey don García menor de Navarra y a don Pelayo rey de León en Covadonga. Traen por armas un escudo partido en 4 quarteles, en el primer alto derecho, sobre oro, un árbol verde, atravesado al tronco, un lobo negro andante, en el 2º abaxo, sobre verde, una vaca plateada y manchada con su campanilla al cuello, en el quartel alto izquierdo, en campo azul, tres flores de lis de oro, y en el quartel último, sobre verde, 3 cabezas de moros cortadas cueyos de sangre con sus turbantes colorados y nudos de plata, orlado todo el escudo de 14 piezas las 7 de plata y en cada una un león pardo y en las otras 7 sobre colorado, una flor de lis de oro. ” (sic) [J. del Corral].
Catalán. De Tárrega (Lleida). De gules, un losanje de plata cargado de una letra B, de sable. [J. R. VILA, MS] [LL. SARRET] [FR. BOIX, MS]. [FR. DE ALOS].
Valenciano. De sinople, un león, coronado y rampante o alzado de oro. “Pedro Abadia, que vino de Italia y fue heredado en el lugar de Palop.” (sic) [P. MR. RIGALT, MS] (V. Imagen: 1).
Valenciano. De azur, un león rampante de oro. [A. G. CARRAFFA] [J. DE ATIENZA] [J. J. Vilar y Paysala].
Aragonés. Se conocen ramas suyas afincadas en las ciudades de Jaca, Calatayud y Daroca, ramas documentadas desde el siglo XVI. Los de Jaca: Terciado en palo: De plata con un roble de sinople y al pie un lobo pasante también en sinople; más partido en azur con cinco flores de lis en oro dispuestas en sotuer; más terciado de plata con un león rampante en gules. Los Abadía de Calatayud: 1º, de oro con un roble en sinople y un lobo pasante en sable atravesado al pie del árbol; 2º, de azur, cinco flores de lis en oro; 3º, de sinople, una vaca pasante de plata con campanilla al cuello; y un 4º, de oro, tres cabezas de moros con turbantes de gules fileteados en plata; bordura componada de siete piezas de gules y siete de plata. Los Abadía de Daroca : Cuartelado: 1º, y 4º, de azur un castillo de plata y en los cuarteles 2º, y 3º, sobre campo de gules una banda de oro engolada con dos cabezas de dragantes y lampasados de gules. [A.A. G. Garrafa*] [J. de Atienza] [J. Vilar y Paysala][Enc. Aragonesa.
Valenciano. Linaje noble, ubicado en el siglo XIV, en la población de Catí (Castellón). Veros en onda de ..., sobre el todo una faja de ..., cargada de tres estrellas de ocho puntas de ... Labra de los Abadia, debajo del alféizar de la ventana, en su casal de la localidad de Cati.(*) S. XIV. [Arxiu Armoria].

Escudo de los Abadía, de Valencia, según el manuscrito de Pere Mr. Rigalt i Fargas.


Escudo de los Abadia, de Tárrega (Lleida).


Labra de los Abadía, debajo del alféizar de la ventana, en su casal de la localidad de Cati.(*) S. XIV.


(*) ABADÍA. - Dicen algunos autores que este noble linaje procede de Italia y que fue su fundador en España Pedro de Abadía, que, en tiempos del Rey don Jaime el Conquistador, vino del citado país a nuestra patria para asistir a la conquista de Valencia. Y corroborando esto dicen algunos autorizados tratadistas que los Abadía proceden de las montañas de Jaca, en Aragón, donde eran muy nobles infanzones, y que el linaje es tan antiguo que algunos de ellos se hallaron con D. Pelayo en Covadonga. Esos Abadía tuvieron también solar en Daroca y en Calatayud, donde fueron naturales y heredados. Esto, sin embargo, no es exacto, pues el linaje Abadía es anterior en España a los tiempos en que vivió el Rey don Jaime, y, por lo tanto, a la llegada a nuestra patria de ese caballero italiano Pedro Abadía. Así, pues, el caballero Pedro Abadía no fue el fundador del linaje en España. Por el contrario, él procedía de tal linaje, y lo que hizo en España fue fundar la rama de Valencia. Vino, en efecto, de Italia en tiempos del Rey don Jaime el Conquistador para asistir a la conquista de Valencia, y durante este memorable hecho se distinguió mucho por su esfuerzo y valentía. Venció en singular combate a un famoso moro llamado Babut, quedando el Rey don Jaime tan satisfecho de sus servicios, que le hizo merced del lugar de Polop, por cuyo motivo estableció Pedro Abadía casa solar en Valencia, donde dejó descendientes. Ignacio Abadía y Loferlín, bautizado en Zaragoza el 29 de Enero de 1750, Veedor General de la Real Caballería y sus agregados, ingresó en la Orden de Carlos III en 1791. José Abadía y Cebrián, natural de Jatiel (Teruel), clérigo de corona y Prior de la Iglesia Parroquial de Jatiel de la Encomienda de Samper de Calanda, ingresó en la Orden de San Juan de Jerusalén, en 1726. Ganaron proceso de Infanzonía en la Real Audiencia de Aragón: Baltasar de Abadía, Probaron su nobleza en la Sala de Hijosdalgo de la Real Chancillería de Valladolid, en los años que se indican: Francisco de la Abadía, vecino de Viso (Toledo), en 1552; Juan de la Abadía, vecino de Miranda de Ebro (Burgos), en 1593; Lucas y María Teresa Abadía Monviela y Palleta, naturales de Zaragoza, vecinos de Madrid, en 30 de Diciembre de 1730, y Antonio de Abadía Manzanos Gómez y Gordejuela, natural de Miranda de Ebro, en 9 de Mayo de 1778. Probaron su nobleza para ejercer cargos ante el Santo Oficio de la Inquisición de Valencia: Illán Abadía y su mujer Esperanza Esteller y Catalá, natural de Hoyo, en 1625, y Juan Abadía Pucheu Costete y Bordanova, natural de Verdets, y su mujer Mariana Mulet y Tatay, natural de Albalat de Pardinas, en 1761. Gaspar y Juan de la Abadía asistieron entre los Hijosdalgo en las Cortes en el Reino de Aragón, en 1563, Felipe Juan de la Abadía, en las de 1592, y Julián y Domingo de la Abadía, vecinos de Esposa (Huesca), en el maravedí, en 1582.Guillén de Abadía en 1332 fue a Cerdeña a servir al Rey don Alonso IV por los feudos que tenía en las islas. [Arxiu Armoria]. - (**) En 25 de enero de 1239 Catí fue dado a poblar por Blasco de Alagón, a Ramón de Bocona (futuro poblador de Onda), y a cuarenta hombres más, (hecho que fue confirmado por el rey Jaime I, en 1243). Por los nombres de aquellos primeros vecinos se supone que procedían de las tierras de Lérida. La fidelidad era su principal virtud, que se reconoce al conceder a Catí un escudo de armas cuya figura principal es un perro andante, símbolo de la fidelidad activa.