Libro de armoria

escudo heraldico
La Corona de Aragón



León

1. Es una de las figuras más representativas en heráldica, se pinta de las formas siguientes: Contornado (dicho por algunos heraldistas pasante resguardante), pasante leopardado (dicho por algunos pasante guardante), es el que tiene la cabeza de frente con tres de sus pies apoyados en el suelo. El pasante tiene la cabeza de perfil sosteniéndose sobre tres de sus pies, coronado, chaperonado, capuchonado, con cola horquillada, bélgico (el león bélgico es el atributo del Condado de Flandes consistente en campo de oro, con un león rampante de sable, armado y lampasado de gules), los términos durmiente, lampasado, armado, marinado, monstruoso, mornado, ajedrezado, fajado, difamado, dragonado, mantelado, saliendo, saliente, naciente, vilenado, echado, corriendo, son voces muy usadas en heráldica para describir la posiciones de esta figura animal. También se pintan algunas partes del cuerpo del león como: cabeza, cola, garras, todas ellas en la posición de rampante. Generalmente el león debe verse de perfil, tanto los leones como los leopardos cuando en número de dos, están colocados frente a frente se dirán afrontados cuando se sitúan de espaldas adosados; son mornados cuando no tienen lengua, dientes ni uñas; difamados cuando tienen la cola cortada, si lleva la cola entre las patas traseras se le denomina: cobarde. Las lenguas del león y del leopardo siempre encorvados, deben ser redondas en su extremidad. La cola del león debe de ser derecha y un poco nudosa, arqueada su borla sobre la espalda aunque en la mayor parte de los escudos antiguos la cola se halla encorvada hacia afuera como la del leopardo, también se representa la cola horquillada o nudada. La lengua y garras del león generalmente deben aparecer de distinto color que el resto del cuerpo a poder ser de gules, indicando la sangre de sus piezas. Algunos heraldistas distinguen la diferencia entre un león naciente y otro naciente (cegardante). El primero enseña o asoma sólo la cabeza y parte del cuello, mientras que el saliente además de la cabeza y el suello asoma una pata y ocasionalmente la punta de la cola. Los leones de mar o marinados son los terminados en cola de pez. El león bicéfalo o monstruoso es el que tiene dos cabezas, algunos tratadistas lo presentan con una cabeza mirando a la diestra y la otra a la siniestra. Algún heraldista llama saliente o saltante al león que iniciando un salto tiene las patas traseras juntas y apoyadas en el suelo. Símbolos de la fuerza del león: Si lleva en la garra diestra una espada, simboliza rectitud de su justicia y en la siniestra un globo o mundo, indica el poder soberano y sosteniéndolo en la mano destra, simboliza que tiene el dominio de gran parte del mundo. En sí el león simboliza: autoridad, dominio, monarquía, soberanía, majestad, vigilancia, terror. Perdonando a quienes se le humillan y destruye a los que le resisten. 2. Emblema del Reino de León: Campo de plata, león de gules rampante, coronado, lampasado y armado de oro. 3. En la ciudad Venecia una orden militar cuya divisa es una cruz octógona de oro, cargada de una medalla con un león alado y leopardado que tiene en sus garras el Libro de los evangelios abierto en donde está escrita esta leyenda: “Pax tibi Evangelista meus”, siendo el escudo de armas de la República misma. También en dicha república hay otra orden que se llama La Estola, reglada por el senado veneciano el año 1631.

León rampante


León. Diseño medieval