Libro de armoria

escudo heraldico
La Corona de Aragón



Casco

1. También llamado yelmo. Es uno de los timbres principales del escudo, exclusivo de los blasones familiares por vía de varón. Su longitud no puede superar los cinco octavos de la altura del escudo, la posición normal es la de estar apoyado sobre el borde superior del escudo y si éste está inclinado, debe ponerse sobre el ángulo superior más elevado. En la heráldica española, el casco puede adoptar formas diferentes y varias, según su categoría nobiliaria. El de los reyes y emperadores, es de oro trabajado o cincelado, forrado de gules, situado de frente y con la visera abierta, sin rejilla, se diferencian por la corona. El de infante, de oro, forrado de gules, con la visera abierta puesto de frente. El de duque, de plata, claveteado de oro, puesto de frente, forrado de gules con nueve rejillas en la visera. El de marqués, de plata, claveteado de oro, forrado de gules, con siete rejillas en la visera y puesto de frente. El de conde, de plata, claveteado de oro, forrado de gules, terciado hacia el lado diestro, con siete rejillas en la visera. El de vizconde, es igual al de los condes. El de barón, es de plata, claveteado de oro, forrado de gules, perfilado hacia la derecha, con cinco rejillas en la visera. Todos los cascos mencionados llevan la corona que les corresponde y que les es propia según su rango de nobleza. El de hidalgo, infanzón, de acero bruñido, puesto de pefil, mirando hacia el lado diestro con la visera levantada, con tres rejillas. El de los bastardos, de hierro o acero, colocado de perfil y siniestrado, con la visera entreabierta, sin rejilla y claveteado de oro. El de los escuderos, donceles y generosos, casco de hierro o de acero, puesto de perfil orientado hacia el lado diestro, con la visera abierta y sin ninguna rejilla. Quedan excluidos para timbrar con él sus armas: el clero, mujeres y los escudos municipales. 2. Cascos o yelmos. Pl. Generalmente se utiliza un solo casco para timbrar un escudo, pero cuando se compone éste de varias armas diferentes, no es incorrecto timbrarlo con varios cascos. Con la única condición de que éstos luzcan cimera y por ella se establezca la diferencia. En estas composiciones no significa bastardía el afrontar los cascos para darle un aire más artístico al escudo. Las reglas para estos casos son las siguientes: 1ª Cuando se timbre un escudo con varios cascos se colocará a la diestra el de las armas principales. 2º Si el número de cascos es impar, se colocará el principal en el centro y los restantes relativos a otros apellidos en los extremos. 3ª Si el número fuere pares, se pondrá el par paterno a la diestra y a la siniestra los maternos. 4ª Si el número fuese impar, el central se coloca de frente y los otros se dividen en dos grupos, poniéndolos de perfil y afrontados.

Cascos


Casco del rey inglés Enry VI, en su enterramiento de la catedral de Westminster. Inglaterra.