La Orden del Toisón de Oro – Actualización del mes de marzo

Comentarios desactivados en La Orden del Toisón de Oro – Actualización del mes de marzo

1felipe-iii-duque-de-borgona-conde-de-flandes.jpg

Retrato pintado sobre tabla de Felipe III, Duque de Borgoña, de Lothier , Brabante, Limbourg, Conde de Flandes,Palatino de Hainaut Hollande, con el Collar del Toisón de Oro. S. XVI

Hoy dia 14 de marzo del 2009, se ha actualizado el “Libro de Armoria”,  con fotografías de escudos de familias de la antigua Corona de Aragón.   

 

 

 LA ORDEN DEL TOISÓN DE ORO 

Primera parte  

Creación de la Orden del Toisón de Oro La Orden del Toisón de Oro se instituyó en el Ducado de Borgoña en el año 1430, por el Duque de Borgoña Felipe II, de sobrenombre el Bueno, entre otros títulos ostentaba además del Ducado de Borgoña, Conde de Flandes, de Lothier, De Brabante, Limbourg, Palatino de Hainaut, de Hollande, celebró su matrimonio con la princesa portuguesa Isabel de Avis, hija del rey de Portugal Juan I, en la ciudad de Brujas (Bélgica), el 10 de enero de 1430, y de allí se transmitió, por medio de la Corona española, a todas las cortes europeas. De la mano de Felipe III el Bueno, llamado así por su carácter apacible y excelente político, supo dotarla de tal prestigio que al poco tiempo alcanzó fama por todo el Occidente europeo. Fue en la corte flamenco-borgoñona donde el ceremonial y la etiqueta palatina alcanzaron una perfección insuperable, y de allí se transmitió, por medio de la Corona española, a todas las cortes europeas. Se tomó como modelo la orden ya fundada en Inglaterra, llamada la Orden de la Jarretera, por el rey inglés Eduardo III, se dice que éste bailando con la condesa de Salisbury, en una fiesta cortesana se le cayó a ésta la liga, el rey se la devolvió y los cortesanos empezaron a murmurar y sonreír maliciosamente, el rey se giró airado y respondió “honi soit qui mal y pense“, añadió que haría de la pequeña jarretera azul tan gloriosa que todos querrían poseerla. El hecho es histórico, tanto es así que actualmente consta de veinticuatro miembros entre ellos la familia real inglesa.  Al igual que su modelo inglés la Orden del Toisón de Oro, también constó de veinticuatro miembros el número de caballeros se fue incrementándolo en el transcuros de los años y en 1433 a treinta y en 1516 a cincuenta y uno.             El primer Capitulo de la Orden se celebró en la ciudad de Lille en el año 1431, siendo el primer canciller de la misma, Jean Germain, obispo de Nevers. Llegando a tener la Orden XXII Capítulos Generales. Tras la muerte de Felipe II, en una Europa dividida entre protestantes y católicos, la Orden que poco a poco abandona su naturaleza de flamenca, toma como estandarte la religión, no volviéndose a reunir sus Capítulos y viéndose convertida en un premio a la lealtad, recompensa de servicios y trofeo de victorias. Felipe III Rey de España, VII Jefe y Soberano de la misma, juró y tomó posesión de la Soberanía de la Orden en abril de 1598.  

00-asamblea-para-la-creacion-de-los-estatutos-de-la-o-del-toison-de-oro.jpg 

Primera asamblea con la aprobación de los Estatutos de la Orden del Toisón de Oro

Aprobación de los Estatutos 

En uno de sus artículos de los Estatutos, que reglamentaba dicha Orden, consta que para formar parte de ella, no se debía pertenecer a ninguna confesión herética convirtiéndose en una distinción exclusivamente católica y etilista, durante la Reforma católica del siglo XVI. La orden estaba destinada a producir un acercamiento de la nobleza borgoñona entorno a Felipe III “el Bueno” y permitirle honrar a sus más leales servidores y amigos. El primer caballero de los 24 en ser honrado con su ingreso en la orden fue Guillaume de Vienne, siguiéndole Regnier Pot y Jean de Roubaix.El Papa Eugenio IV, el 7 de septiembre de 1433 firmó una bula aprobando los estatutos y reglamentos 1433, siendo las dignidades de la Orden cuatro: el canciller, el tesorero, el rey de armas y el secretario. El gran maestrazgo correspondía al rey de España por bulas de los pontífices Gregorio XIII de 1574 y de Clemente  VIII de 1600. Al contraer matrimonio María,   heredera de la corona de Borgoña con el archiduque Maximiliano I, la orden quedó entonces vinculada por herencia a la Casa de Austria, y posteriormente a los Austrias españoles .Durante su vida, Felipe III, puso todo su empeño en potenciar la Orden del Toisón de Oro, revistiéndola de gran pompa, concediendo los collares a aquellos monarcas extranjeros en los que buscaba alianzas políticas.

 

3collar-el-toison-de-oro.png

 escut-de-borgonya.jpg

1. Eslabones del collar del Toisón de Oro. 2.  Panel con el escudo de armas del Duque de Borgoña, en la catedral de Barcelona. S. XVI.

 Emblema de la Orden del Toisón de Oro.Según los historiadores el propio emblema de la Orden está inspirada en la mitológica leyenda de Jasón y el vellocino de oro. Creada en la iglesia de San Beltrán de Brujas, bajo la advocación de San Andrés, cuyas aspas también habían sido adoptadas como emblema por la dinastía borgoñesa, las aspas borgoñonas han enraizado en la heráldica española a lo la largo de la historia, fue instituída en un principio como Orden y Confraternidad o Amigable Compañía destinada, como era normal en tantas otras corporaciones de caballería de la época, a servir a la Iglesia y a la fe cristiana, debemos recordar que eutopa por aquellos años estaba dividida entre protestante y católicos. El vellocino, que es realmente el Toisón, es la piel del carnero que cuelga de un collar con veintiséis eslabones y pedernales despidiendo llamas y con una frase en latín recogida del Libro de los Jueces, en la figura de Gedéon, en su lucha contra los madianitas.  Su lema es: «Ante ferit quam flamma micet» (Hiere antes de que se vea la llama), junto a las B de Borgoña, conforman lo que hoy podemos ver colgando del pecho en las grandes solemnidades a Su Majestad el Rey o al Príncipe de Asturias, entre otros. La Orden del Toisón de Oro en el transcurso de los años desde su creación se fue concediendo a algunos príncipes y reyes europeos: en los Países Bajos, en Alemania y a los reyes de Aragón y de Navarra. Muerto Felipe III el Bueno heredó el título de Gran Maestre y jefe soberano del Toisón de Oro, su hijo Carlos el Temerario, Duque de Borgoña. Los collares con numeración incluida jamás pertenecen a los caballeros que los lucen sino que tienen que ser restituidos al Tesorero de la Orden, una vez éstos fallecen. La realidad es que nunca son devueltos, siempre hay excusas para no restituirlos. Se calcula que hay circulando por el mundo del orden de 4.000 de esos collares. 1-philippe-le-bon-duc-de-bourgogne.jpg

2_guillaume_de_vienne.jpg

Láminas del manuscrito titulado “Armorial Ecuestre del Toisón de oro” (siglo XVI), en las que se representa al Duque de Borgoña y a Guillame de Vienne.

Grandes Maestres de la Orden 1. Felipe III, Duque de Borgoña, G.M. 1430-1467. 2. Carlos I, Duque de Borgoña, G.M. 1467-1477. 3. Maximiliano I, Emperador del S.S.I.R.G., G.M. 1478-1482.4. Felipe IV, Duque de Borgoña, Conde de Flandes, Rey de Castilla, G.M. 1482-1506. (Felipe I)5. Carlos II, Duque de Borgoña, Rey de las Españas, Emperador del S.S.I.R.G., G.M. 1506-1555. (Carlos I de las Españas y V de Alemania).6. Felipe V, Duque de Borgoña, Rey de las Españas y de Portugal, G.M. 1555-1598. (Felipe II). 7. Felipe VI, Duque de Borgoña, Rey de las Españas y de Portugal, G.M. 1598-1621. (Felipe III).8. Felipe VII, Duque de Borgoña, Rey de las Españas y de Portugal, G.M. 1621-1665. (Felipe IV). 9. Carlos III, Duque de Borgoña, Rey de las Españas, G.M. 1665-1700. (Carlos II). 

estandarte-de-carlos-v-toison-de-oro.jpg

Estandarte del rey Carlos I de España, con sus escudo de armas en el que puede verse orlado del collar  de la Orden del Toisón de Oro.

Grandes Mestres de la Casa de Borbón  10. Felipe V, Rey de España, G.M. 1700-1724.11. Luis I, Rey de España, G.M. 1724-1724.12. Felipe V, Rey de España, G.M. 1724-1746.13. Fernando VI, Rey de España, G.M. 1746-1759.14. Carlos III, Rey de España, G.M. 1759-1788.15. Carlos IV, Rey de España, G.M. 1788-1808. 16. Fernando VII, Rey de España, G.M. 1808 / 1813-1833.17. Isabel II, Reina de España, G.M. 1833-1868.18. Alfonso XII, Rey de España, G.M. 1874-1886. 19. Alfonso XIII, Rey de España, G.M. 1886-1941.20. Juan “III”, Conde de Barcelona, G.M. 1941-1977.21. Juan-Carlos I, Rey de España, G.M. 1977-….  

La Orden en la actualidad

 El rey Don Juan Carlos I, Rey de España, condecoró personalmente al primer presidente del Gobierno democrático español, Don Adolfo Suárez, al que le debemos tanto los españoles, aquejado del mal de Alzheimer, fue condecorado con la insignia en el año 2007.

En la actualidad, la Orden tiene entre otros españoles, los siguientes caballeros, independientemente de los ya nombrados, nuestro  Rey y su hijo el príncipe de Asturias D. Felipe de Borbón y Grecia (1981) : Carlos de Borbón-Dos Sicílias, duque de Calabria, Constantino de Grecia, Carlos Gustavo de Suecia (1983), Juan I, Gran Duque de Luxemburgo (1983), el emperador Aki Hito del Japón (1985), la reina Margarita II de Dinamarca (1985), la reina Isabel II del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte (1985), el rey Harald V de Noruega (1983) y Alberto II rey de los belgas (1994).

_____


Relación de fotografías con escudo:

Alomar, 26. – Blecua, 39. – Bolea, 41. – Borja, 46. – Colom, 61. – Corella, 69. – Heredia, 2. – Heredia, 5. – Lerín, 15. – Maicas de Bernabé, 3. – Mir, 34. – Monterde, 49. – Ramis, 3. – Torrella, 14. Relación de dibujos vectorizados: Letra A: Albentosa, 16. – Alberigues, 16. – Albero, 17. – Albers, 17. – Albert, 17. – Alberto, 17. – Alberty, 17. – Albí, 17. – Alcántara, 19. – Alcayne, 17. – Alcuberri, 19. – Aldovera, 20. – Alegret, 21. – Alemany de Fuxà, 21. – Alemany, Baronia. – Aleña, 22. – Alió, 24. – Almazán, 26. – Alsina, 27. – Altafulla, 27. – Alvarado, 28. – Alzina, 28. – Allén, 24. – Alleu, 24. – Amalrich, 30. – Amatria, 30. – Ambia, 30. – Ambú, 30.  Letra F: Farnés, 4. – Farran, 4. – Farrer, 4. – Farries, 4. – Fatjó, 5. – Fenollar, 5. – Fenollars, 5. – Ferez, 6. – Fernández de Escalante, 7. – Fernández de Magallón, 7. – Fernández, 6. – Ferrà de la Mola, 9. – Ferrández, 9. – Ferrándiz, 9. – Ferrando, 9. – Ferranz, 9. – Ferrater, 10. – Ferreiro, 11. – Ferreró, 11. – Ferret, 11. – Ferretians, 11. – Ferreyra de Portugal, 11. – Ferreyro, 11. – Ferriol de Riofrío, 11. – Ferriol, 11.Ferris, 11. – Ferriz, 11. – Ferrón, 12. – Ferrusola, 12. – Fierro, 12. – Figuer, 12. Letra G: Gabellí, 1. – Gabert, 1. – Gabriel, 1. – Gacias o Garcías, 1. – Gaçon, 1. – Gafas, 2. – Galán, 2.  – Galín, 2. – Galindes de Terreros, 3. – Galindes, 3. – Galindes, 3. – Galindo, 3.  – Galindo, 3. – Galvany, 5.  – Galve, 5. – Galves, 5. – Gálvez, 5. – Gallac, 3. – Gallard, 4. – Gallardo, 4. – Gállego, 4. – Gallí, 4. – Gallifa, 4. – Galligó, 4. – Galliners, 4. – Gallo, 4. – Galloz, 5. – Gallur, 5. – Galluz, 5. – Gambín, 5. Letra H: Hago, 1.    Haro, 1.  – Hasta, 1.  – Hera, 1.    Hernández de Heredia, 1.  – Hernández de Yanguas, 2.  – Herrera, 2.  – Herrero, 2. – Híjar, 2. – Hipólito, 2.  – Híxar, 2. – Holvià, 2.  – Hombau, 2. – Homs, 3.  – Horta, 2.Horteu, 3. – Hortolà, 3.  – Hoz-Doz, 4. – Huc, 4. – Huerta, 4.  – Huesta, 4. – Hueste, 4.  – Hostoles, 4. – Huet, 4.Letra I:  Ibáñez, 1.  – Ibarra, 1. – Ibarrola, 1.  – Ibarra, 1. – Ibort, 1. – Iglesia, 2. – Iguacel, 2. – Iliori, 2. – Illa, 2.  Illera, 2. – Ingolati, 3.  – Iñigo, 3. – Inse de S. Juan, 3.  – Iranzo, 3. – Irgas, 4.  Iriarte, 4.

Jesús Sanz

www.armoria.info

________________________________

La cimera heráldica – Actualización del mes de febrero

Comentarios desactivados en La cimera heráldica – Actualización del mes de febrero

armorial_de_gelre_-_aragon.jpg

 En el manuscrito titulado “Armorial de Gelre”, realizado en los años 1370-1395, en su lámina dedicada al rey de Aragón puede observarse la espectacular cimera dragonada. Se conserva este armorial en la Bilblioteca Real de Bruselas.

<

Se ha actualizado el “Libro de Armoria”, el 1 de febrero de 2009

   LA CIMERA HERÁLDICA

El empleo de la cimera en la heráldica se fue extendiendo de forma progresivamente a lo largo de los siglo XIII y XIV por buena parte de Europa, siendo su empleo muy generalizado en el siglo XV, aunque de forma más intensa en los países centroeuropeos, donde encontramos y pueden admirarse espectaculares cimeras con diseños muy diferentes en museos y labras heráldicas en estos paises.

 En el siglo XVI, se dice fue abandonada su uso, quedando bellos ejemplos que han resistido el paso de los tiempos, quedando como objeto decorativo.  Esta pieza de armería que se pone sobre lo alto del yelmo o celada, en forma de torres, castillos, leones, aves, grifos y otras figuras variadas estando  formada también por figuras naturales o artificiales algunas de ellas de diseño terrorífico diseñadas especialmente para intimidar a sus enemigos y otras que por su simpleza nos parecerían un diseño infantil, pero en aquellos tiempos eran aceptadas.

libro-de-los-torneos-1500-foros-chic01.jpg

Curiosas cimeras en el manuscrito titulado “El Libro de los Torneos”, realizado en el año 1550.

Se usaba principalmente para identificarse en el combate, con el fin de que las mesnadas o tropas propias pudieran seguir al rey  los nobles que eran los que portaban estas fantasiosas cimeras. Siendo necesario que cada uno de los caballeros trajera la suya de diseño diferente para distinguirse de los demás, aunque su uso fue más allá de los campos batalla también se usó en torneos y justas.  

Ordinariamente se adoptan las figuras de las armas principales de sus escudos, aunque no faltaban otras figuras que no tenían nada que ver con los emblemas principales del poseedor. 

Deben de ponerse de lado mirando a la diestra a excepción de los príncipes y soberanos, que se emplazan de frente y las de los bastardos que miran al lado izquierdo.

museo-de-dresde-1350.jpg

Cimera medieval expuesta en el Museo de Dresde, data en el año 1350. Alemania.

La cimera es la figura más alta por su posición en el casco o en la corona. No es pieza hereditaria, según algunos autores aunque resulta característica para distinguir unas generaciones de otras.  

Generalmente se toma por cimera cualquier pieza que se representa en el escudo, pero no resulta incorrecto cimar el escudo con otras diferentes que no sean las figuras del propio escudo.

Relación de fotografías del Glosario Heráldico

Aclarado, 3. – Aguila, 5.  – Armorial de Gelre, 20. – Bajada, 1. – Bicrucífera, 9. – Bloca, 10. – Bordura alternada, 12. – Bota, 14. – Brisura, 15. – Casco, 10. – Cruz de Lorena, 40. – Cuerna, 50. – Diademada, 6. – Diapreado, 6.  – Donjonada, 6. – Enguichada, 6.  – Estola, 5. – Estrella de cinco puntas, 15. – Faja contrabretesada, 1. – Faja, 3. – Fusado, 10. – Haz, 1. – Hoja de higuera, 4. – Jefe palo, 24. – Liza, 8.  – Mano bendiciendo, 2. – Morera, 8. – Muralla, 10.  – Naciente, 1. – Natural, al, 1. – Tiara, 5. – Trébol, 10. 

Dibujos de escudos

Letra A: Acosta, letra A, página, 6. – Adam, 6. – Adrián, 6. – Adrián de Aynsa, 6. – Agramonte, 8. – Agüero, 10. – Ahé, 10. – Aimar, 11. – Allbanel, 2. – Albelda, 16. – Alcocer, 19. – Alena, 22. – Alepus, 22. – Almela, 25. – Almelda, 25. – Alsinellas.

 Letra P: Padrola, 1. – Paganeras, 2. – Pal, 2. – Palacín, 2. – Palaya, 4. – Paniello, 7. – Paño, 8. – Paol, 7. – Parafán, 8. – Paretstortas, 9. – Paulet, 12. – Pedrosa, 14. – Peirí, 14. – Pelacals, 15. – Penaroja, 16. – Penreroga, 16. – Peña, 16. – Pérez de Alsón, 20. – Pérez de Pomar, 24.  – Pérez de Tarazona, 24. – Pérez de Tiermas, 24. – Pérez, 20.   Letra T: Tagoras, 1 – Tagui, 1. – Talarn, 1. – Talón, 2. – Tamargos, 2. – Tamarit, 3. – Tape, 3. – Tapia, 3. – Tarazona, 4. – Tarín, 4. – Tarraga, 4. – Tarragua, 4. – Tarré, 4. – Tárrega, 4. – Tarroja, 5. – Tena, 6. – Terrer, 6. – Terré, 6.  Torroja, 17. – Torreroja, 15.  

Letra V: Val, 1. – Valcuarma, 1. – Valoca, 8. – Valonga, 8. – Vallcarca, 4. – Vallcorba, 4. – Vallés, 5. – Vallverdú, 8. – Varnigal, 9. – Verí, 16. – Vernet, 16. – Vernigal, 16. – Verniola, 16. – Verthamon, 16. – Veya, 16, –  Vierge de la Sierra, 18. – Vilabella, 20. – Vilacorba, 20. – Viladas, 20. – Vijuesca, 20.

Letra X: Xafia, 1. – Xamar, 1 – Xamor, 1 – Xaner, 1 – Xaraba, 1. – Xarpell, 1. – Xatmar, 1 – Xefra, 2. – Xifra, 2. – Xifre, 2. – Ximenez de Ainsa, 2. – Ximenez de Aragues, 2.

 Letra Z: Zacoma, 1 – Zacoromina. 1. – Zagarriga, 2. – Zanoguera, 3. – Zanuy, 3. – Zapila, 4. – Zatrilla, 4. J. Sanz 

www.armoria.info

__________________

El casco o yelmo – Actualización del mes de diciembre de 2008

Comentarios desactivados en El casco o yelmo – Actualización del mes de diciembre de 2008

jaume-i.jpg 

Labra heráldica con el escudo, yelmo y cimera, atribuida a Jaime I el Conquistador en un edificio medieval de la ciudad de Valencia.

Actualización efectuada el 6 de diciembre dedicada en exclusiva a linajes de Aragón, con fotografías de escudo de armas de familias aragonesas

fernando-ii.jpg

Escudo labrado y policromado de Fernando el Católico, en el palacio de la Alfajerería.

EL CASCO O YELMO

También llamado yelmo. Es uno de los timbres principales del escudo, exclusivo de los blasones familiares por vía de varón. Su longitud, según algunos autores,  no puede superar los cinco octavos de la altura del escudo, la posición normal es la de estar apoyado sobre el borde superior del escudo y si éste está inclinado, debe ponerse sobre el ángulo superior más elevado,  aunque en la práctica estas normas heráldicas en muchos casos no se llevan a cabo. 

Clases de casco 

En la heráldica española, el casco puede adoptar formas diferentes y varias, según su categoría nobiliaria. El de los reyes y emperadores, es de oro trabajado o cincelado, forrado de gules, situado de frente y con la visera abierta, sin rejilla, se diferencian por la corona. El de infante, de oro, forrado de gules, con la visera abierta puesto de frente. El de duque, de plata, claveteado de oro, puesto de frente, forrado de gules con nueve rejillas en la visera. El de marqués, de plata, claveteado de oro, forrado de gules, con siete rejillas en la visera y puesto de frente. El de conde, de plata, claveteado de oro, forrado de gules, terciado hacia el lado diestro, con siete rejillas en la visera. El de vizconde, es igual al de los condes. El de barón, es de plata, claveteado de oro, forrado de gules, perfilado hacia la derecha, con cinco rejillas en la visera.  

Todos los cascos mencionados llevan la corona que les corresponde y que les es propia según su rango de nobleza. El de hidalgo, infanzón, de acero bruñido, puesto de pefil, mirando hacia el lado diestro con la visera levantada, con tres rejillas. El de los bastardos, de hierro o acero, colocado de perfil y siniestrado, con la visera entreabierta, sin rejilla y claveteado de oro. El de los escuderos, donceles y generosos, casco de hierro o de acero, puesto de perfil orientado hacia el lado diestro, con la visera abierta y sin ninguna rejilla.

 bolea_y_galloz.jpg

Escudo de armas del linaje aragonés de los Bolea y Galloz, con el yelmo  y cimera con las armas principales de los Bolea, en un manuscrito aragonés.

 Quedan excluidos para timbrar con él sus armas: el clero, mujeres y los escudos municipales. Generalmente se utiliza un solo casco para timbrar un escudo, pero cuando se compone éste de varias armas diferentes, no es incorrecto timbrarlo con varios cascos.

 yelmos-en-un-palacio-aleman.jpg

Escudo en un palacio alemán, compuesto de tres yelmos.

Con la única condición de que éstos luzcan cimera y por ella se establezca la diferencia. En estas composiciones no significa bastardía el afrontar los cascos para darle un aire más artístico al escudo.

Las reglas para estos casos son las siguientes:

1ª Cuando se timbre un escudo con varios cascos se colocará a la diestra el de las armas principales.

2º Si el número de cascos es impar, se colocará el principal en el centro y los restantes relativos a otros apellidos en los extremos.

3ª Si el número fuere pares, se pondrá el par paterno a la diestra y a la siniestra los maternos.

4ª Si el número fuese impar, el central se coloca de frente y los otros se dividen en dos grupos, poniéndolos de perfil y afrontados.

__________

Relación de escudos fotográficos:

Acevillo, 5. – Alagón, 13. – Albero, 17. – Aniés, 36. – Ayerbe, 61. – Aysa, 62. – Azcón-Sancho, 62. – Bara, 8. – Bernabé, 30. – Bernués, 30. – Bielsa, 34. – Cabrero, 2. – Calbo, 8. – Castán, 32. – Castillón, 39. – Castro, 39. – Castro-Pinós, 39. – Ciraque, 52. – Ciria, 52. – Ena, 2. – Ferrer, 10. – González de Liria, 24. – Gota, 26. – Guallart, 33. – Guiral, 38. – Lacasas, 3. – Lacorte, 3. – Lancis, 7. – Lastanosa, 12. – Latorre, 12. – Liñan, 17.  – Lobo, 21. – López de Bailo, 22. – Mancho, 7. – Martín de Bernabé, 15. – Mata, 21. – Navarro de Arzuriaga, 3. – Navarro-Dolz, 3. – Otal, 17. – Ribera, 13. – Ric, 14. – Sancho, 17. – Valenzuela, 2. – Valero de Bernabé, 2. – Villacampa, 25. – Yanguas, 1.

J. Sanz

www.armoria.info

librodearmoria@yahoo.es 

_________________________

Monográfico dedicado a la heráldica del monasterio de Pedralbes

Comentarios desactivados en Monográfico dedicado a la heráldica del monasterio de Pedralbes

absis.jpg 

Vista del absis y campanario de la iglesia del monasterio de Pedralbes (Barcelona)

Se ha actualizado el “Libro de Armoria”, el día 26 del mes de septiembre de 2008. 

LA HERALDICA EN EL CLAUSTRO DEL MONASTERIO DE SANTA MARIA DE PEDRALBES 

Preámbulo

 Entre las antiguas y venerables piedras góticas que aún nos quedan en la ciudad de Barcelona, es el monasterio de Pedralbes uno de los cenobios de señoras que más admiración despiertan, entre los seguidores del arte gótico catalán y más veneración junto con la catedral por parte de los barceloneses. 

Si la memoria me es fiel, creo recordar, que en la ciudad Condal hasta finales del siglo XIX, existían de siete a ocho, conventos medievales de hechura gótica de admirable belleza arquitectónica.  Uno de ellos el de Sant Francesc, de la orden de San Francisco, en íntima conexión con el monasterio de Pedralbes, pues a ellos les fue encomendada la misión espiritual de las monjas, con no pocos roces con las diferentes madres abadesas; estaba situado en los aledaños del puerto, fue derruido para ampliar el hoy paseo de Colón, y la construcción del actual edificio del Gobierno Civil. En el año 1247 el propio rey Jaime I el Conquistador, presidió los inicios de los trabajos del nuevo convento gótico sobre los cimientos románicos que ya existían, las obras se prolongarían hasta el 1297. El claustro se empezó a construir y duraron las obras hasta mediados del siglo XIV. Otro convento, el de los dominicos de Santa Caterina, también fue edificado en el siglo XIII,  según el diseño arquitectónico aceptado por la Orden de Santo Domingo, imperante en aquella época, constaba de nave única con capillas laterales, armazón de crujías góticas, un pequeño claustro y un campanario. Fue derruido por la piqueta municipal para construir un mercado municipal de indudable fealdad, pero muy popular por las clases trabajadoras, por suerte, hace pocos años ha sido remodelado, creando un espacio modernista de buen gusto, el Ayuntamiento ha tenido el buen acierto, de dejar al descubierto en un pequeño espacio, las ruinas del antiguo convento. El convento de Santa Caterina albergaba y era uno de los preferidos por las familias nobles para sus enterramientos, y bien surtido de labras heráldicas como la familia de los Maya y otras que seguramente se habrán perdido, con suerte en algún depósito municipal. Otros conventos medievales fueron trasladados a otra ubicación del Eixample barcelonés algunos fueron quemados en la Semana Trágica. No citaremos más desaciertos, quedando actualmente unos tres conventos de factura gótica, reconvertidos en iglesias parroquiales. 

Construcción del monasterio de Santa María de Pedralbes

 Hubo una reina de la Corona catalanoaragonesa, hija del noble linaje de los Moncada, modelo de piedad y prudencia, caritativa con los pobres, llamada doña Elisenda de Moncada i de Pinós (1292-1364), hija Otger de Moncada y Elfa de Luna, uno de los linajes más influyentes, siendo senescales de Catalunya y Aragón. Fue la cuarta esposa del rey Jaime II, de Aragón (1267-1327), descendiente de la Casa de Barcelona, contrajo matrimonio en primeras nupcias con el rey don Jaime II, este rey tenía 55 años, cuando se casó con Eleonor que tenía 30 años, en el año 1322, se llevaban 25 años de diferencia. Después de largos años de reinado, ésta le pidió al rey la construcción de un monasterio de clarisas, bajo la advocación de Santa María. El monasterio se halla situado en la parte alta de Barcelona, en un predio, situado entre la falda de la montaña de Sant Pere Màrtir y la villa de Sarrià, que en aquel entonces no era un municipio agregado a la ciudad de Barcelona.  

 La primera piedra fue colocada por los monarcas en el absis de la iglesia, el mes de marzo del 1326  y un año más tarde el 3 de mayo del 1327 el monasterio se hallaba bastante avanzado como para poder albergar la primera comunidad de monjas clarisas. En la actualidad sigue siendo habitado por una pequeña comunidad por miembros de esta orden. El edificio constituye uno de los mejores modelos del gótico catalán, tanto por su iglesia como el bellísimo claustro, siendo uno de los más espaciosos y armónicos de este estilo. Y lugar obligado de visita para los heraldistas. Es un ejemplo típico de núcleo monástico, defendido por poderosas murallas almenadas, en parte subsistentes todavía, en su interior acogía el soberbio monasterio de estilo gótico-catalán y las dependencias de la servidumbre que cuidaba de la parte exterior, trabajando y cuidando de las tierras propiedad de la orden y el avituallamiento del monasterio. 

Una sobrina de Santa Clara, de nombre Inés, llegó a Barcelona para fundar el monasterio de San Antón y Santa Clara, en el  barrio de la Ribera, donde ahora se sitúa el parque de la Ciutadella (1232-1236). En aquel tiempo las Clarisas seguían la Regla de San Benito. Del monasterio de Sta. Clara el año 1327 salieron 14 monjas para fundar el monasterio de Pedralbes. En 1513, al ser aprobada la Regla de Sta. Clara, los monasterios de Clarisas tuvieron que escoger entre una Regla y la que tenían anteriormente. El edificio constituye uno de los mejores modelos del gótico catalán, tanto por su iglesia como el bellísimo claustro, siendo uno de los más espaciosos y armónicos de este estilo. Y lugar obligado de visita para todos los amantes del arte góticos heraldistas.

En 1991 se declaró el monasterio Monumento Histórico Artístico. Una parte pasó a formar parte del Museo de Historia de la Ciudad. 

La reina Elisenda hizo construir su residencia un palacio anexo, junto a las dependencias comunitarias, habitó en este palacio hasta el momento de su fallecimiento. Con fama de reina prudente e inteligente, recibía a los nobles del reino que le pedían consejos familiares  y de estado. Dedicó todos sus esfuerzos a las muerte del rey incluso en vida codirigir la Corona de Catalunya y Aragón, que era el imperio marítimo más importante de todo el mediterráneo y una de las grandes potencias mundiales. 

 capella-en-el-monasterio-de-pedralbes.jpg

Capilla latera larmoriada con las armas de los Moncada,  en la nave de la iglesia en el monasterio de Santa María de Pedralbes.

La iglesia

  La iglesia tiene nave única, ábside poligonal y destacados rosetones, aunque las vidrieras y rosetones no son notables por su tamaño, la disposición arquitectónica hace que la nave tenga una luminosidad diáfana y un aspecto muy despejado que impresiona a primera vista. Las nervaduras de los arcos están culminadas por por llaves de crucero con motivos religiosos policromado, en buen estado de conservación, pero la ornamentación en general es muy parca. Es una iglesia austera, libre de obstáculos visuales y físicos. Un iglesia diseñada para la oración y recogimiento de las monjas clarisas. La iglesia que tardó 60 años en ser construida tiene tres cuerpos: La parte alta era para las últimas oraciones de la noche y las primeras de la mañana, la parte media era utilizada por los frailes y la parte baja para las oraciones del día. Al lado de la entrada se encuentra la Sala capitular construida en el año 1416, por los maestros de obras Guillem Albiell y Antoni Nato, presidida por La Mare de Déu dels Desemparats y el escudo de la familia Moncada, el de la reina y el de Constança de Cardona.  

La basílica, que domina con su altura todo el barrio de Pedralbes, tiene desde el exterior un aspecto macizo y bastante adusto, especialmente en la parte lateral, recta y prácticamente sin adornos y cuya rigidez sólo se ve perturbada por los contrafuertes, ya que no se emplearon arbotantes. Esta sensación de bloque compacto y poco grácil empieza a disiparse cuando uno se enfrenta al pórtico, aunque también carece de ese aspecto que caracteriza las grandes iglesias góticas europeas. Flanqueda una torre octogonal, similar a la iglesia del Pino, de Barcelona, en la fachada destaca también por su sobriedad, con el rosetón enmarcado por dos robustos contrafuertes. En el pórtico de entrada a la iglesia destaca los escudos de los Moncada partido con los palos de la Corona de Aragón, que se van sucediendo en la heráldica principal de este monasterio en especial en las columnas del claustro. 

tomba-elisenda-bis.jpg

Túmulo con el sarcófago de la reina Elisenda de Moncada, en la capilla de Sant Miquel, vestida  con el hábito de monja clarisa.

Hay que señalar el sepulcro de la reina Elisenda de Moncada que ofrece al espectador dos vertientes la que da a la iglesia, donde aparece su imagen sedente, vestida como reina y soberana y la que da al claustro donde se muestra como viuda y penitente, en el suelo de esta capilla se hallan cuatro sepulcros de señoras nobles. Hay que resaltar las vidrieras de exultante belleza, edificadas y montadas en el siglo XIV, la vidriera gótica alcanzó un desarrollo más relevante con diseños como los de la iglesia del monasterio de Pedralbes y los tres coros: el alto, el bajo y el de las monjas.  

 claustre.jpg

Vista del ala oeste del claustro del monasterio, al fondo el campanario de la iglesia.  

Claustro y otras dependencias

 El claustro donde se organiza todo el monasterio, es uno de los más grandes de Europa, consta de una longitud de 40 metros, formado de tres pisos, apoyados sobre arcos apuntados sobre estilizadas columnas, sostenidas por capiteles en los que hallan labrados los escudos el de la reina Elisenda, con las armas de su familia y el rey de la corona aragonesa, certifican la importancia de este claustro gótico dentro del panorama del gótico catalán.  En la primera planta claustral al fondo se tiene acceso a la Sala Principal, el dormitorio de las monjas, fue objeto a través de los años de diferentes remodelaciones, para evitar el frío y la humedad, que desdibujaban completamente los elementos góticos. Actualmente se pueden ver de nuevo las ventanas del siglo XIV, se han restaurado los estucados originales de las paredes mostrando los arcos ojivales, parcialmente tapados por un artesonado del siglo XVI. En la parte posterior del acceso podemos ver uno de los contrafuertes de la iglesia que, como elemento escultórico, soporta las escaleras de caracol que suben al antiguo “purgatorio”. En la misma sala llamada Salón Principal del Palacio, se han eliminado todos los elementos añadidos, quedando una vasta sala donde se exponen los antiguos tesoros de la comunidad. En total, la superficie de exposición es de 200 metros lineales distribuidos en más de 907 m2.  En la primera planta claustral se hallan las celdas, donde las religiosas pasaban sus días en oración y retiro espiritual, cosiendo y estudiando, circulan el patio con arcos apuntados. La celda de la Reina Elisenda, y la Capella de Sant Miquel, a la derecha de la entrada, tiene murales pintados en 1346 por el maestro catalán Ferrer Bassa, realizadas en 1346, que importó las técnicas de pintura del gótico italiano, influenciado por el artista Giotto y los talleres de Lorenzetti o Simone Martini.  Majestuosa es la Sala Capitular, con pinturas murales, con un arcosolio en el que se halla el osario de la abadesa Dolzet. Su función principal era la reunión de la abadesa con la comunidad. En esta sala capitular, la abadesa y las monjas recibían cada año la visita de los consejeros de la ciudad que, por decisión de la reina, eran considerados protectores de la comunidad. Durante muchos años, los consellers de la ciudad, colaboraron en la construcción y conservación de las dependencias monásticas y, en contrapartida, tenían el privilegio de apadrinar a una doncella para que pudiera entrar en la comunidad, sin la dote preceptiva que era obligatoria. En el centro del claustro se halla un expléndido jardín con una fuente en el que cultivaban plantas medicinales para elaborar los medicamentos transformados en ungüentos e infusiones curativas, que se administraban en la enfermería, ésta también se tiene acceso en la primera planta del claustro.

 saportella.jpg

Sarcófago de la abadesa Francesca Saportella o Çaportella, en la capilla de Sant Miquel, fallecida el 25 de mayo de 1364.

La heráldica

  La heráldica en este monasterio, sigue las reglas clásicas de iconografía de cualquier cenobio medieval en la Corona catalanoaragonesa. Los blasones predominantes son los de la reina Elisenda de Moncada, que se hallan distribuidos por todo el recinto con la partición de las armas de los Moncada y las del rey de Aragón, descendientes de la Casa de Barcelona. También los blasones que se hallan en los enterramientos de abadesas y de la nobleza, corresponden a los cánones heráldicos, correspondientes a los blasones femeninos: escudos redondeados, otros en losanje, circundados con motivos florales, según el gusto de la época, la estola de abadesa colgante, en algunos excesivamente larga,  pero siempre con las armas labradas de las familias patricias de Catalunya a las cuales pertenecían.  Los epitafios escritos en la parte inferior de la lauda sepulcral en idioma catalán antiguo o latín arcaico, labrados en letra uncial los más antiguos y en letra semiuncial del siglo XIV, con transición al período gótico-renacentista, otras inscripciones en tipo letra gótica ya implantada en la Corona, a finales del siglo XV, estas inscripciones dan testimonio de la vida de la finada, con los datos fechados de su defunción. 

En la Sala Capitular, en el interior de ella, se encuentra unos cuatro sepulcros, más destaca el arcosolio con el osario de la abadesa de Olzet, de gran simplicidad, con excelente labrado en su epitafios. 

En resumen este monasterio, es buen ejemplo de la heráldica cenobial exclusivo de señoras, que nos ha quedado hasta nuestros días y que al estar protegido por los Consellers de la ciudad de Barcelona ya desde el inicio de su creación hasta el actual Ayuntamiento, no ha sido objeto de saqueos ni destrucciones, se conserva tal y como fue creado en sus inicios por la reina Elisenda de Moncada y las abadesas que la precedieron. 

Relación de escudos del monasterio de Pedralbes 

Aragón, María de, letra A, p. 40. – Caixans, Sibila, 7.  – Cardona i Pinós, Constança, 22. – Cardona, Margarida, 23. – ÇaRovira, Agnes, letra C, p. 25. – Castellet, Clara, 35. – Centelles, Violant, 44. – Cervelló, Beatriu, 46. – Cervelló, Maria, 46. – Fenollet, Beatriu, p. 6. – March, Isabel, p. 10. – Moncada i Luna, Violant, 38. – Moncada, Margarida, p. 39. – Olzet, Subirana, p. 8. – Vallseca, Saurina, p. 6. – Miravall, p. 35. – Pallars, Violant, p. 5. – Saportella o Çaportella, Francesca, p. 26. – Luna, Elfa, p. 28. 

Quedan pendientes tres escudos, que se hallan en el grupo de enterramientos de la capilla de Sant Miquel, posiblemente de familiares o allegados de la reina Elisenda de Moncada, en sus laudas sepulcrales no se halla ninguna inscripción. 

J. Sanz

www.armoria.info 

librodearmoria@yahoo.es

—————-

Actualización del mes de agosto. Los soportes y tenantes en la Heráldica

Comentarios desactivados en Actualización del mes de agosto. Los soportes y tenantes en la Heráldica

Escudo de la ciudad de Praga. Barrio Malá Strana

Escudo de la ciudad de Praga, soportado por leones, en el barrio de Malá Strana de Praga (Checoslovaquia).

La actualización del “Libro de Armoria”, se ha efectuado el día 2 de agosto de 2008 

LOS SOPORTES Y TENANTES EN LOS ESCUDOS HERÁLDICOS 

Los soportes 

Según algunos autores fue a principios del siglo XIV, cuando empezaron a usarse como soportes las figuras definidas de monstruos, bestias, aves, hombres, ángeles, árboles, figuras quiméricas o animales monstruosos.

Escudo antiguo de Catalunya

   

Angeles sosteniendo el escudo antiguo del Principado de Catalunya, vigente en el siglo XVI. Palau del Lloctinent-Archivo de la Corona de Aragón.

Chaflán del Palau del Lloctinent

Esquina del Palau del Lloctinent, donde se halla situado el escudo con los tenantes angélicos, sujetando el escudo del Principado de Catalunya. También puede apreciarse la torreta semicircular de vigilancia, sostenida por impostas abocinadas en el exterior .

Aunque la mayoría de autores diferencian soportes de tenantes, dando sólo como soportes las figuras de animales que se ponen detrás, es decir, acolados o a los lados del escudo, en el que éste se apoya en sus garras: águilas, grifos, leones, unicornios, perros, lebreles, leopardos, dragones, estos animales deben tener una actitud de fiereza y agresividad. En el siglo XVI su uso es muy generalizado, en toda Europa, posiblemente por imperativos de la moda, prorrogándose esta costumbre hasta nuestros días. El origen, según algún autor, proviene de que antes de celebrarse los torneos y las justas, se producía un desfile con los pajes de cada caballero, en el cual tomaban  parte en el torneo, sujetándolo entre las manos de dos en dos. Y delante de la comitiva iban los heraldos, con los armoriales en forma de rollo de cada uno de los caballeros participantes, con el escudo de armas dibujado. Se colocan los soportes en número par, a ambos lados del campo, en ocasiones son repetición del animal que figura en el campo del escudo, aunque puede ser distinto el de la diestra del situado a la siniestra. Si figura uno solo suele ser el águila exployada o un león puesto de frente. 

  Palau del Lloctinent - Arxiu de la Corona d’Aragó

Tenantes compuestos de águila, león y la parte superior de cordero. Ventanal con el escudo de los Torres o Torra en la Casa dels Canonges, de la ciudad de Barcelona. S. XVI.

Los Tenantes

  También son ornamentos exteriores del blasón, al igual que los soportes, compuestos de figuras humanas o ángeles, que puestas a los lados del escudo sirven para sostener a éste. También hay de animales cuadrúpedos, aves, reptiles y raramente árboles, columnas, palas de remos y otras piezas.  

Los tenantes humanos, tienen figuras de niños, doncellas, religiosos, guerreros con armadura portando banderas o estandartes, hombres armados, con lanzas, porras, hoces, espadas, etc. Generalmente son dos, pero en ocasiones sólo es uno o una, de salvajes, hércules, apolos, centauros, sirenas. Los ángeles, suelen ser prerrogativa especial de los reyes y los príncipes, en representación de la majestad y de los ángeles tutelares, no pudiendo usarlos otros particulares si no disfrutan de particular permiso, concesión y privilegio real como obispos, arzobispos, patriarcas y cardenales, entre otros.  Los tenantes y soportes, para el que tiene derecho de usarlos, se sacan ordinariamente de las figuras representadas en el escudo, aunque alguna vez son enteramente diferentes, ya que no existe alguna regla que obligue a ello. Tomados en ocasiones como recuerdo o representación de algún hecho señalado.  Diferentes familias pueden usar tenantes iguales o similares. Una misma familia, con el mismo apellido, dos hermanos o parientes usando el mismo blasón, pueden usar tenantes o soportes para distinguirse. Un tenante original, son las dos columnas del timbre de España, que datan de los Reyes Católicos y que represenyan las columnas de Hércules. En definitiva no hay reglas sobre esta clase de adornos exteriores todo queda según el diseño que se le quiera dar sujeto al arbitrio del dibujante y el escultor. 

 ______________________ 

Relación de términos actualizados en el Glosario Heráldico (Fotografías) 

Avestruz, 22. – Barca, 4. – Bien ordenado, 9. – Brazo, 14. – Caballo, 1. –  Calavera, 3. – Colmena, 21. – Cometa, 21. – Compás, 22. – Copa, 27. – Corona Cívica, 29. – Corona de rosas, 34. – Corona del Sacro Imperio Romano, 34. – Cortado en faja, 37. – Cruz bipartida, 42. – Cruz estrecha, 44. – Del uno al otro, 2. – Ebrancado, 1. – Embellecido, 2. – Empalizada, 2. – Empinado, 3. – Englandado, 6. – Flores, 7. – Fontana, 8. – Ligado-a, 7. – Llave, 8. – Maíz, 8. – Plumas, 15. – Unicornio, 1. 

 Relación de apellidos con dibujos vectorizados

  Letra R. – Rabiellas, 1. – Rada, 1. – Rafel Joan, 1. – Rafel, 1. – Ragué, 2. – Raich, 1. – Rajadell i Jorba, 2. – Rama, 2. – Rambla, 3. – Ramírez de Villafranca, 3. – Ramírez, 3. – Ramis de Aireflor, 4 . – Ramón, 4. – Ramos, 4. – Rams, 4. – Rapiana, 4. – Raro, 5. – Rasal, 5. – Raset, 5. – Rasín, 5. – Ratera, 5. – Rateras, 5. – Ravé, 6. – Razet de Trullas, 6. – Razet, 6. – Reales, 7. Rebolledo, 7. – Rebollet, 7. – Recio, 7. – Redolat, 8. Letra V. – Vaca, 1. – Vaia, 2. – Vaireda, 6. –  Valdrich, 1. – Valenciano, 2. – Valenti, 2. – Valentós, 2. – Valenzuela, 2. – Valero, 2. – Valsells, 7. – Vall, 2 – Vallariola, 3. – Vallbés, 3. – Vallcabra, 3. – Valldelós, 1. – Valldoseta, 4. – Vallès, 3. – Vallespirans, 5. – Vallet, 5. – Vallfort, 5. – Vallgornera, 5. – Vallgovera, 5. – Vallori, 6 – Valls, 6. – Vallterra, 6. – Vancells, 7. – Vandrés, 7. – Varnigal, 8. J. Sanz – www.armoria.info

librodearmoria@yahoo.es

_______________________

Actualización del mes de junio – Águila heráldica

Comentarios desactivados en Actualización del mes de junio – Águila heráldica

aguila_de_san_juan_espana.jpg

Escudo real antiguo de la Corona de España, acolado con el Águila de San Juan

La  actualización  del “Libro de Armoria”, se ha efectuado el día 28 de junio  de 2008, con imágenes y fotografías de escudos de familias de la Corona de Aragón, aportadas por diversos colaboradores. 

bicefala-pl_ayunt-innsbruck.jpg

 

Águila bicéfala de Austria, en el tímpano del Ayuntamiento de la ciudad austríaca de Innsbruck.

EL AGUILA HERÁLDICA

El águila como figura heráldica

      Encarnada como reina de las aves por su fortaleza y vigor, con una vista muy peculiar, fue insignia en diferentes naciones del mundo desde la antigüedad. También lo es en España, simbolizada en el águila de San Juan, representada con las alas ligeramente extendidas, la cabeza rodeada de aureola, cola semiesparcida, mirando a la diestra.  También es el símbolo de los Estados Unidos de América, su águila es de color marrón con la cabeza y la cola blanca, alas abiertas y alzadas, picada, membrada y armada de oro, sujetando con la garra diestra un ramo de laurel y con la siniestra trece flechas de plata, con las cabezas de oro, el pecho cargado con un escudete de plata, con seis palos de gules y el jefe de azur, sujetando con el pico la divisa: “Epluribus unu”, de oro. Austria aún conserva su águila heredada de los Habsburgo, es bicefálica de color sable, coronada, picada, membrada y armada de oro, con la lengua de gules, asiendo con su garra diestra la espada y el cetro, y con la siniestra la bola del mundo, figura heráldica también del antiguo Imperio Austrohúngaro.

armas-de-napoleon-i.jpg 

Aguila imperial napoleónica, en el escudo del emperador Napoleón I.     

   El águila de Francia, también llamada del Imperio Napoleónico, es un diseño clásico de águila, de oro contornada, aferrando con su garra un rayo de oro. De esta figura existen infinidad de diseños y representaciones.

El diseño del águila en los escudos

    Salvo descrip­ción en contrario, su posición regular es con las alas extendi­das y levantadas, la cola baja y esparcida, a veces se presen­ta en los escudos, corona­da y otras membrada, es decir, con las extremidades de distin­to esmalte que el resto del cuerpo, con las uñas de diferente color que los miembros, siempre hay que indicar su posición ocupando gran parte del campo del escudo, en el cual se debe colocar, describiendo minuciosamente todas las características, si es exployada, bicéfala, nimbada, membrada, picada, monstruosa, membra­da, todas las variantes posibles que contenga la figura. Según los heraldistas ingleses, el pico, lengua y garras del águila, como norma en la heráldica inglesa, deben figurar de distinto color, a poder ser rojo, indicando la sangre de sus presas, norma aceptada por la casi totalidad de heraldistas mundiales. Aunque su uso en estas peculiaridades ya era empleado en Europa desde finales de la Edad Media.

 bohera021.jpg

Sarcófago de Miquel Boera, con el escudo al fondo y el águila brochante sobre el todo, en un arcosolio situado en la iglesia de Santa Ana, de Barcelona. S. XVI. (Ver Boera o Bohera, en el “Libro de Armoria”.

 

 

Su simbología

   Según algunos autores, representa el símbolo de la fuerza, el reinado, la grandeza y el poder superior que está sobre todos los poderes. Simboliza también la generosidad el ánimo para cometer grandes empresas.

   Los soberanos según se dice, acostumbraban a concederla a los héroes que se habían señalado en los ejércitos imperiales, y aun a éstos por partes, unos la cabeza, a otros naciente y a muy pocos entera.  Quizá este último caso fuera el del militar Miquel Boera, nacido en la localidad de Sant Feliu de Guíxols, que ostentó en su blasón el águila plena, sobre el contrapalado de oro y gules, es muy posible que le fuera concedida por el rey Carlos V, que a su mando le pusó toda la armada del Mediterráneo, en su campaña de Italia, contra los franceses. En el 1543 se destacó en la defensa del Rosellón territorio también ambicionado por Francia, en aquella época el condado se hallaba adscrito a la Corona de Aragón, pero con la unificación de todos los reinos españoles, realizada por los Reyes Católicos, en el siglo XV, pasó a depender de la Corona de España. También presto grandes servicios al virrey de Nápoles, Ramon de Cardona.

_______________________

Relación de escudos fotográficos:

 Abas, 2. – Bardaxi, 11. – Entenza, 3. – Mancho, 7.  – Mercader, 29. – Merchader, 29. – Pinzano, 33. – Valleriola, 4. – Ventura, 11. 

Lista de escudos vectorizados: 

 Letra E. –  Echaus, 1. – Echauz, 1. – Eguaras, 1. – Eguilaz, 1. – Eito, 1. – Ejarque, 1. – Ejea, 1. – Elio, 2. – Ellul, 2. – Emanuel, 2. – Embún, 2. – Endueñas, 3. – Enríquez, 3. – Entença, 3. – Entenza, 3. – Enveig (Vervesor), 4. – Enveja, 4. –  Era, 4. – Eraso, 4. – Eril, 4. – Ernins, 5. – Escalas, 5. – Escanó, 6. – Escarit, 6. – Escobar, 7. – Escobedo, 7. – Escolano, 7. – Escoriazo, 7. – Escorón, 8. – Escoto, 8. – Escribán, 8. – Escribano, 8. – Escriche, 8. – Escudero, 8. – Escuer, 8. 

Letra F.  – Fabregat, 1. – Fàbregues, 1. – Fabrer, 1. – Fachs, 1. – Falces, 2. – Faneca de Llorens, 3. – Fanlo, 3. – Farina, 4. – Farlet, 4. – Farrandell, 4. – Farré, 4. – Farreró, 4. – Fabrer, 5. – Federich, 5. – Felipe, 5. – Feliu, 6. – Femenía, 6. 

Letra O. –  Olcenas, 2. – Olcinelles, 2. – Ollers, 6. – Olmera, 6. – Olmet, 6. – Orea, 11. – Orellana, 11. – Orrit de Cubillo, 13, Ossó. 

Letra P. – Paguera, 2. – Palací, 2. – Palacio, 2. – Palacios, 2. – Palancos, 3. – Palet, 4. – Palicer, 4. – Palmer, 5. – Palmerola, 5. – Palomar, 4. – Palomeque, 4. – Palomera, 6. – Palomino, 7. – Pamo, 4. – Pamo, 7. –  Pardo de la Casta, 9. – Paretstortes, 9. – Pasamonte, 10. – Pasamonte, 10. – Pasqual, 10. – Pastoret, 11. – Patau, 11. – Patelines, 11. – Patos, 10. – Patús, 11. – Pax, 12. – Payalesere, 12. – Peco, 12. – Pedrals, 13. – Pedro, 13. – Pedrol, 13.  Pedrola, 14. 

Genealogia:   Extracto genealógico del linaje de los Valldeperes, investigado por el historiador Joan Roig i Vidal. Se halla la genealogía completa de esta familia en la obra “ Els Nobles i Benestants del Montsia”, Editorial Onada. Cedido por gentileza del autor. (Puede consultarse el resumen en el  “Libro de Armoria”, letra V, pág. 4.).  

  J. Sanz

  www.armoria.info

  librodearmoria@yahoo.es   

____________________

Actualización del “Libro de Armoria” – Flor de lis

Comentarios desactivados en Actualización del “Libro de Armoria” – Flor de lis

orden-de-san-luis.jpg

 El rey de Francia, reunido con caballeros de la Orden de San Luis, se aprecia el manto del monarca y los cortinajes con el sembrado de las flores de lis propias de la realeza francesa.

La actualización del “Libro de Armoria”, se ha realizado el día 18 de mayo de 2008, con imágenes y fotografías de escudos de la Corona de Aragón, aportadas por diversos colaboradores. 

El listado de escudos actualizados se halla al final de este artículo

___________________

LA FLOR DE LIS

Origenes de la flor de lis

 La flor de lis, bautizada en el reino de Francia, con el nombre de “Fleur-de-lis”,  o “”Fleur-de-Lys”, llamada en España por algunos autores Flor de Francia, es la representación de la flor del lirio en forma artificial, formada por un pétalo central acabado en punta y dos laterales de forma curva acabados también en punta, cogidos o atados por una anilla que deja ver la parte inferior de los pétalos.  

Existe la leyenda sobre esta figura, en la que un ángel le regaló a Clodoveo, rey de los Meronvigios, un lirio de oro, como símbolo de su conversión al cristianismo. Algunos autores aseveran que los lirios  le mostraron al rey de los merovingios el camino para vadear un río y ganar la otra orilla, pudiendo así ganar la batalla de Tolviae, en el año 946, las tropas merovingias la adoptaron como señal.

 Lo cierto es que todo puede quedar en una mera leyenda más, como tantas otras que existen sobre los hechos de armas.Según parece en el siglo XII, el rey Luis VII, fue el primer monarca galo que incorporó la flor de lis en sus armas reales, adoptándola como emblema propio y en siglo XIII, según algunos heraldistas franceses, fue incorporada a los estandartes, insignias, mantos, coronas y todo lo relacionado con  la heráldica de la realeza francesa. Ante la necesidad de identificación en las batallas,  el rey Edmundo IV, estableció con muy buen acierto el “Colegio Heráldico de Francia”, fundado para supervisar y establecer unas normas sobre los derechos de los escudos de armas e insignias, poniendo orden a la anarquía de insignias y blasones de adopción.Según un tratado de heráldica inglesa los lirios de Francia fueron sembrados en el escudo en el año 1376, año en que se redujeron en 3, puestos 2 y 1. 

flor-de-lis-roi-du-france.jpg

Representación del rey de Francia, en el “Armorial Ecuestre del Toisón de Oro”. Manuscrito S. XV.

Adopción de la flor de lis en los escudos

Es una de las figuras más generalizada de la heráldica francesa,  adoptada como emblema soberano de los reyes de Francia y del  estado francés, al igual que en España se eligió como emblema el león por el reino de León, el castillo por Castilla, las cadenas de Navarra o los cuatro palos del reino de Aragón. También es una de las piezas más generalizadas en la heráldica europea, encontrándose escudos de armas en casi todos los países europeos, de influencia francófona, excepto los países como Alemania, Austria y Polonia, que  incorporaron muy poco en sus escudos la flor de lis francesa.  

Flor de lis de Florencia

Cruz florenzada reproducida  en un edificio renacentista de la ciudad de Florencia. S. XV.

Como figura heráldica, existen variantes como la flor de lis de Borgoña, variante de la flor de lis gala, ésta es representada con los pétalos cerrados, señal heráldica de los Duques de Borgoña o la  florenzada la cual es abierta con todos sus pétalos dejando ver sus pistilos, fue emblema del antiguo reino de Florencia y de la ciudad del mismo nombre en la actualidad. Quizá por mimetismo el rey don Sancho de Navarra por los años 1023, instituyó la Orden Militar de los Lirios, en honor de la Virgen Inmaculada en defensa de la fe católica. Poniendo por divisa, dos ramos de lirios atravesados y en medio la imagen de la Anunciación a María.  

La flor de lis en la Corona de Aragón

En la Corona de Aragón  fruto de la unión de otros reinos, la señal heráldica por antonomasia fue y en la actualidad todavía lo es los cuatro palos de gules, sobre campo de oro. En Catalunya se nombran erróneamente “barras”, heráldicamente es incorrecto, sí es preceptivo nombrarlo como en el reino de Aragón “palos”. Debo decir, que existen escudos en iglesias,  monumentos civiles, escudos labrados  con dos palos, o tres incluso, posiblemente en la primera época de la creación de la Corona, fueran dos, o su uso fuera aleatorio, introduciéndose posteriormente como norma los cuatro palos, que hoy en día conocemos.  

anjou-blanca-escut.jpg

Escudo de Blanca de Anjou, esposa del rey Jaime II, Conde de Barcelona y Rey de Aragón. Labrado en el muro izquierdo del presbiterio de la capilla real de Santa Agata, situada en el palacio de los Condes de Barcelona y Reyes de la Corona de Aragón.

anjou_cap_sta_agata.jpg

Capilla Real de Sant Agata, en el Palacio de los Condes de Barcelona y Reyes de Aragón. S. XIV.

También la flor de lis se introdujo en la heráldica aragonesa, catalana y valenciana, aunque predominaron como figuras el castillo, los leones rampantes, los grifos en menor medida y las lunas,  o en Aragón la encina, como señales de conquista de las nuevas tierras conquistadas a los moros.El uso de la flor en la composición de los escudos medievales en tierras aragonesas, catalanas y valencianas y posteriormente las Baleares, no fue muy significativo, salvo en algunas familias nobles de mercenarios, recién venidas del reino de Francia,  tomaron parte en las conquistas del rey Jaime I el Conquistador, años más tarde por enlaces de las grandes familias de la alta y baja nobleza, con otras de origen francés se incorpora esta flor,  a partir del siglo XVI donde se conocen linajes que en su diseño heráldico emplean esta flor en sus cuartelados, también como brisura, fruto de sus enlaces con familias francesas o flamencas. El diseño empleado y el trazado de la flor de lis en Francia y España, experimentó al compás de los criterios artísticos de las épocas una clara evolución en su primitivo trazado medieval hacia formas más acordes con la naturaleza, por ejemplo en el Renacimiento su uso fue más elaborado que el medieval, introdujo cambios en su trazado y dibujo y encuentra su espíritu en la Naturaleza. En el barroco se halla en todo su esplendor con formas bellamente armoniosas en su elaboración, aunque un poco sobrecargadaen su forma, apartándose del espíritu renacentista que le imponía una armonía natural.

LISTA DE ESCUDOS ACTUALIZADOS EN EL “LIBRO DE ARMORIA” 

Relación de documentos fotográficos: 

Almugàver, letra A, página 26. – Audate, 58. – Benet-Roca, 25. – Bertran, 31. – Bordils, 45. – Barberà, 10. – Desbosch, 7. – Descamps, 9. – Giner, 20. – Girgós, 21. – Juste, 11. – Roca de Togores, 17. 

Lista de dibujos de escudos vectorizados: 

Letra A. – Abadía, 1. – Abaria, 2. – Abellas, 3. – Abersó, 3. – Ableu, 4. – Abrego, 4. – Acín, 5. – Aguilar de Alfambra, 9. – Aguilar de la Frontera. – Aguilera, 9. – Aguilón, 9. – Aguilué, – 9. – Aibrí, 11. – Ainsa, 12. – Alajín, 14. – Albalat, 15. – Albanell, 15. – Albarch, 16. – Albiñana, 17. – Albión, 18. – Albocacer, 18. – Alboquer, 18. – Albornoz, 18. – Alcalá, 19. Alcarrás, 19. – Alcibias, 19. – Aleza, 23. – Alfaro, 22. – Almeida, 25. – Almugaver, 26. – Allamanon, 24. – Allué, 24. 

Letra B . – Bagué, 3. – Baguer, 3. – Bailo, 3. – Bajolín, 3. – Baldira, 5. – Baldoví, 5. – Baldovino, 5. – Baldrich, 5. – Balle, 5. – Bandella, 7. – Bandrés, 7. – Banyoles, 8. – Banyuls, Marqués, 8. – Bañolas, 7. – Bañolas, 7. – Bañuelos, 7. – Bañuls, 7. – Baraiz, 8. – Barba, 9. – Barbena, 9. – Bárcena, 10.  – Bardají, 10. – Barescut, 11. – Barneran, 12. – Baró, 12. – Barrachina, 12. – Barrafón, 13. – Barrat, 13. – Barrientos, 13. – Barrutell, 14. –  Barutell de So, 14. – Basià, 16. – Basó, 16. – Bassols, 16.  Letra C. – Caballer, 1. – Caballos, 1. – Cabanellas, 1. – Cabanes, 3. – Cabaniellas, 2. – Cabanyelles, 3. – Cabanyoles, 3. – Cabañas, 2. – Cabello, 2. – Cabello, 2. – Cabes, 3. – Caçador, 4. – Caceras, 5. – Cadell, 6. – Cadells, 6. – Çahera, 7. – Cahors, 7. – Caixas, 7. – Cajal, 7. – Calafat, 8. – Calasanz, 8. – Calatayud, 9. – Calberí, 8. – Calce, 9. – Calder, 9. – Calderer, 9. – Call, 10. – Callís, 9. – Casador, 5. Letra D. – Dalana, 1. – Dalbi, 1. – Dalmau, 1. – Dalza, 2. – Dalló, 1. – Danús, 2. – Dardalla, 2. – Darnós, 3. – Dasgurp, 3. – Dasso, 3. – Dat, 3. – Dávila, 3. – De la Barsa, 4. – De Xart, 4. – Deblore, 4. – Delfín, 5.  – Delorda, 5. –  Delsessa, 6. – Denia, 6. – Denquerquin, 6. – Descall, 7. 

Letra L. – Labes, 2. – Labià, 2. – Lacal, 2.  – Lacasa, 3.  – Lacoma, 3. – Lagos, 5. – Laiglesia, 5. – Laiz, 5. – Lalueza, 6. – Lamarque, 6. – Lambán, 6. – Lample, 7. – Lanaja, 7. – Lanao, 7. – Landivar, 7. – Lanoguera, 7. – Lantera, 8. – Lantorn, 8. – Lanusa, 8. – Lanuza, 8. – Lanuzas, 8. – Lapuerta, 9. – Laroca, 9. – Larraz, 10. – Larran, 10.  – Larruy o Laruy, 10. – Laruiz, 10. – Lascorz, 11. – Lasentiu, 11. – Liñan. 

Letra M . – Madrigal, 1. – Maja, 3. – Malany, 3. – Mallada, 5. – Manent, 7. – Mañas, 7.  Marcilla de Luna, 10.  – Marcilla, 10. – Marín de Alfocea, 13. – Marquínez, 14. – Marser, 14. – Martínez de Luna, 16. – Marzal, 18. – Masana, 20. – Masanellas, 20. – Masdovellas o Masdovelles, 20.  – Masot, 20. – Massanet, 21. – Massons, 21. – Mauleó, 23. – Maurán, 23. – Mayvor, o Mayver, 24. – Maza de Lizana, 25. – Mazón, 25. – Medrano, 26. – Melis, 27.  – Menzonis, 28. – Mesones, 30. – Militano, 32. – Millars, 32. – Minuarte de Maella, 33.  – Minuarte, 33. – Minuesa, 33. – Molera, 37. – Moles, 37.  – Molina, 37. – Moliner, 37. 

Letra O. – Oblitas, 1.  – Obneda, 1. – Ocespos, 1. – Oig, 2. – Olcenas, 2. – Olcina, 2. – Olcinelles, 2. – Olius, 4. – Olivar, 4. -Olmera, 6. – Olmet, 6. – Olorda, 6. – Oluja, 7. – Ollers, 6. – Oncins, 9. – Onís, 9. – Ordís, 10. – Orea, 11. – Orellana, 11.  – Orfila, 11. – Origó, 11. – Orrit de Cubillo, 13. – Ortells, 13. – Osso, 14.

J. Sanz http:// www.armoria.info 

librodearmoria@armoria.info

_______________________

La Heráldica de la catedral de Tortosa. Parte II

Comentarios desactivados en La Heráldica de la catedral de Tortosa. Parte II

corona-de-arago.JPG

altar-major-retaule-catedral.jpg

Retablo situado en el altar mayor, denominado de la “Mare de Déu de l´Estrella”, antigua patrona de la catedral, fue realizado en el 1351. La parte pictórica obra del pintor italiano Francesco de Oberto. representa la Pasión y Resurrección de Cristo.

————————-

Se ha actualizado el 6 de marzo de 2008 la segunda parte destinada a la “Heráldica de la catedral de Tortosa. Parte II”, así como la actualización del “Libro de Armoria”.

_____

Relación de escudos de la catedral de Tortosa:

 Fageda, 2. – Jardí, p. 3. – Luna, Pero, 28. – Miravall, 35. – Moll, 38. – Montagut, 46. – Montbrú, 48. (Muy interesante y bien conservado). – Nadal, 1. – Olivella, 4. – Oliver, 5. – Oliver-Alaixar, 5. – Oriol, 11. – Parcero, 7. – Perafeta, 14. – Perellós, 16. – Pinyana, 22. – Prat o Prats, 31. – Punter, 39. – Sáez, 4. – Segarra, 40. – Soldevila, 46. – Spuny, 51. – Tavérnoles, 5.Torrelles, 13. – Valldeperes, 4. – Vallmoll, 6. – Vilafranca, 18. – Vilaubí, 25.

_____

 

LA HERÁLDICA DE LA CATEDRAL

DE TORTOSA

Parte II 

La Canonjía agustiniana de la catedral de Tortosa

Junto a la catedral en el espacio del claustro se han conservado íntegras las antiguas dependencias de la Canonjía agustiniana, fundada en el siglo XII por el obispo Gaufred, abad del monasterio de San Rufo, en Avignon (Francia) y primer obispo de Tortosa, después de la conquista cristiana. Se construyó entre los siglos XII y XIV, junto al muro que protegia la zona del “Forum de la Dertosa” (Tortosa) romana, las salas y aposentos, fueron destinadas a la vida comunitaria y actividades de los canónigos regulares de San Agustín y de otros religiosos destinados al servicio litúrgico, cultural y hospitalario de la catedral tortosina. En diferentes épocas llegó a alojar más de 200 a 250 religiosos.

El obispo Gaufred d´Avignon, en 1165, estableció aquí la vida reglar de San Agustín. Se cree que en el principio de esta comunidad religiosa fueron sólo nueve los canónigos, que son los firmantes del documento “Prima ordinatio ecclesie Dertusensis” de la constitución de este canonicato, fueron los siguientes religiosos: Geraldo, Pedro, Clemente, Bartolomé, Sancho, Juan, Bernardo, y dos Guillermos. El Papa Adriano en su carta al Conde de Barcelona Don Ramon Berenguer IV señala que el obispo tenía “XX frates in conventu”, es decir, veinte frailes en el convento, con escasos medios para subsistir. Este número se ve aumentado en el transcurrir de los años y en el 1320 tuvo que reducirse con la constitución de un ordenamiento que restringía el número de canónigos.
Se creó posteriormente los cargos de prior, camarero, hospitalero enfermero, dependientes del canonicato, de modo que eran sólo los canónigos los que servían en su primitiva institución.

 

 Vista de la nave central de la catedral de Tortosa

 

 Vista del absis y triforio desde el fondo de la nave de la iglesia.

  

En tiempos del segundo obispo Don Ponce de Mulnells (1193), por parte del cabildo se adjudicaron a los mencionados oficios ciertas remuneraciones, con la obligación de dar cuenta dos veces al año, que debían invertirse en su institución. En el trancurso del tiempo se alteró esta disciplina, y comenzaron a darse estos oficios a quien no era canónigo. Por otra parte los empleos tenían designados los beneficios de ciertas iglesias, mientras que los canónigos percibían una menguada paga, señalada por el Papa Luna en su obispado.
En el siglo XV, fue decayendo la disciplina regular, de modo que el Papa Luna, disolvió parte de la vida comunitaria, consignando a cada canónigo su parte en dinero las distribuciones cuotidianas. Siguió la de vivir fuera del claustro, la abolición de poder hacer testamento, parte de las cuales fueron concedidas por el papa León X. Secularizadas más adelante en el 1592 todas las casas reglares de San Agustín en el Principado de Catalunya, Condados de Rosellón y la Cerdaña.
El papa Clemente XIV, secularizó del todo la canonjía de esta iglesia en el año 1772. En estos dos siglos últimos era todavía llamada de canónigos de San Agustín, quedando como vestigio de la vida reglar antigua el año de noviciado y la profesión de los canónigos.

 

El Tesoro catedralício

Las salas albergan actualmente la “Exposición Permanente del Fondo Artístico de la Catedral y Canónica de Santa Maria”, recientemente inaugurada. Consta de nueve salas, a cual más interesante:

 

Sala 1: Dependèncias del antiguo palacio del obispo. Recepción.
Sala 2: Sala del Prior. Epigrafia: Lápidas romanas (s. I-II dc). Lápida trillingüe (s. VI-VII dC). Lápida de las atarazanas árabes. (s. X dC).
Sala 3. Galerías. Fragmentos arquitectónicos. Objetos de uso cotidiano.
Sala 4. La Canonjía. Subterráneo A. Restos de las diversas construcciones de la Catedral. Elementos arquitéctonicos.
Sala 5. La Canonjía. Subterráneo B. Restos de diversas construcciones de la Catedral. Elementos de cerámica i escultura.
Sala 6: La Canonjía. Sala de «l’Almoina» (Sala de la Limosna). Mobiliario y Audiovisual.
Sala 7: La Canonjía. Refectorio de los Canónigos. Tejidos, pintura, códices y pergaminos. Retablo de la Transfiguración (s. XV). Tapiz de la Santa Cena (s. XV). Ajuares episcopales (s. XII-XVII).
Sala 8: Passatge de l’Olivera (Pasaje del Olivo). Escultura: Cristo del Palau. Baix relleu dels Cavallers (Bajo relieve de los Caballeros). Crist d’Ivori renaixentista (Cristo de Ivori renacentista).
Sala 9. Canonjía. Dormitorio de los Canónigos. Orfebrería, sillería del coro i tapices. Custodia del Corpus. Imagen de la Santa Cinta.

En  la “Exposició Permanent”, sobresalen tesoros religiosos de incalculable valor artístico e histórico, que han estado ocultos por diferentes motivos a los ojos del público hasta nuestros días.

  Antiguo coro de madera de nogal

 Coro de madera de nogal de Navarra, construido por Cristóbal de Salamanca en 1591. Se halla siituado actualmente en el antiguo dormitorio de la canónigos.

Destacamos la artística sillería del coro de los canónigos, fabricada con nogal de Navarra, en un buen estado de conservación, con un inmejorable y perfecto tallado del siglo XVI, obra renacentista construida por Cristóbal de Salamanca, fallecido antes de acabar su encargo en el 1591, y continuado por sus discípulos, es una de las mejor conservadas de España. Actualmente se halla en el antiguo dormitorio canonical.

22misalsanrufo.gif

Cubierta del misal de San Rufo. S. XIII.

Una pieza muy importante es el misal de San Rufo (s. XII), su elaboración se estima que fue realizada sobre los años 1150, decorado con cubiertas de esmalte vaciado. El tapiz flamenco de la Santa Cena, realizado en el siglo XV.  También se muestra una lápida trilingüe del siglo VI y una notable colección de códices de diferentes épocas. La custodia realizada por el orfebre valenciano Eloi Cabanyes y Agustí de Roda en 1638.

Cruz de Calvario. Museo de Tortosa

Cruz del Calvario de piedracon restos de policromía, con el escudo de los Soldevila en la peana, posiblemente donación de esta familia. S. XV.

También se exhibe una cruz de calvario de piedra policromada del siglo XV, posiblemente donación de algún canónigo de la familia Soldevila.

Existen diversos objetos litúrgicos donados por el Papa Luna, que administró esta diócesis entre el 1410-1414. 
Señalamos entre otras construcciones el inquietante, pero a la vez interesante subterráneo laberíntico de 200 metros lineales de galerías, abiertos al público, con habitáculos de pequeñas dimensiones que hoy día guardan restos de materiales de las antiguas iglesias que formaron la catedral, estas galerías son una auténtica obra de ingeniería medieval, con dos 2 metros de altura por 1 ½ de ancho, aproximadamente con un expléndido mazonado de barro cocido cubriendo los muros y el techo abovedado de todo el subterráneo. En la guerra civil española 1936-1939, se utilizó como refugio de los bombardeos que sufrió la ciudad de Tortosa en la Guerra Civil Española (1936-1939).

 

Conclusión

No me ha sido posible reunir todos los escudos de esta magnífica catedral, pero sí su gran mayoría, las causas principales han sido el deterioro de las laudas sepulcrales que se hallan en el suelo de la nave, realizado por los fieles en el deambular de tantos siglos ha acarreado una huella difícil de investigar. Sólo los documentos o los libros de enterramientos no podrían dar alguna luz y aclarar algunos conceptos epigráficos y heráldicos.
De todo el conjunto heráldico labrado en sepulturas, osarios y sarcófagos en las tres plantas de la nave de la catedral y el claustro, se han documentado y fotografiado convenientemente, algunas de ellas no son de una excelente calidad, debido a la falta luz, pero cumple la misión de dar a conocer una heráldica, no citada en muchos casos en los armoriales y nobiliarios al uso.
Los escudos del claustro han sido examinados y reconocidos en su totalidad, excepto una tumba en el suelo completamente maltrecha su epigrafía y el escudo de armas irreconocible, no sé con certeza si se trata de un canónigo o un personaje de la nobleza tortosina, también existe un osario de pórfido con una lápida de alabastro incrustada de pequeñas dimensiones, en un ángulo del claustro, situado en un arcosolio el cual presenta un notable maltrato en su texto epigráfico, en uno de sus ángulos se advierte los trazos de unos escudos labrados, con tres fajas ondeadas en el campo, posiblemente se trate de algún miembro de la casa de los Gerona, pero ante la falta de documentación que lo atestigue, no lo puedo dar por válido a qué personaje o familia pudiera pertenecer este blasón.
Igualmente puede decirse del lapidario de la nave, quedan una dos laudas sepulcrales por identificar en este estudio heráldico. En una de ellas situada en el ábside destaca un blasón cargado de una campana inversada y badajada, el epitafio se halla en muy mal estado puede leerse no sin cierta dificultad: “Sepultura …… nobilis … de Johan..”, el resto del texto es ininteligible, el tipo de letra empleado es una Fracktur, podría tratarse de mediados del siglo XV. Otro tanto, podemos decir de otra sepultura, ésta por su diseño heráldico la podríamos datar de finales del siglo XV o principios del XVI, sin lugar a dudas pertenece a un miembro de la nobleza de Tortosa, en esta lauda puede verse esculpidas tres torres, mazonadas y aclaradas, muy bien ordenadas simétricamente, con cimera mirando hacia la izquierda y lambrequines ondeantes que dan una cierta sensación de movimiento, aunque el epitafio se halla completamente borrado, por tanto, es imposible su análisis y posterior identificación.
Espero que un futuro pueda averiguar la pertenencia de estos escudos.
J. Sanz
www.armoria.info

librodearmoria@yahoo.es

Monográfico dedicado a la Heráldica de la catedral de Tortosa. Parte I

Comentarios desactivados en Monográfico dedicado a la Heráldica de la catedral de Tortosa. Parte I

corona-de-arago.JPG

fachada barroca de la catedral de Tortosa 

Fachada y entrada principal de la catedral de Tortosa. S. XVII

La actualización del “Libro de Armoria”, se ha realizado, el dia 1 de marzo, destinada a mostrar la heráldica de la catedral de Tortosa. 

Relación de escudos de la Parte I:

Alaga, Letra A, página 13. – Alaix, P., 13. – Aldana, 20. – Aldana, 21. – Aznar, Fco., 63. – Barberà, R., 10. – Barutell, 15. – Batet, P. 18. – Bilbao, F. 35. – Boteller, 50. – Botiller, 50.  Canyisar, 19.  – Çaporta, G. 21. – Cardona, J. B., 23.  – Castellet, P. 35. – Castre, O., 39. – Coll, P. 9. – Comte, A. 63. – Esteba, G. 15. – Flandina, G., 15. – Fuster, 29. – Garret, 10. – Garridell, 11. – Gerona, 17. – Guardia, 17.

LA HERÁLDICA DE LA CATEDRAL DE TORTOSA

Parte I

A los pies del castillo morisco de La Zuda, y casi a orillas del río Ebro, se encuentra la majestuosa catedral gótica de Tortosa, en tierras catalanas de la provincia de Tarragona. Fue construida a mediados del siglo XIV, se halla situada en el espacio en el cual tradicionalmente se ubicó el Forum romano, posteriormente fue lugar de culto de la catedral visigótica, con la invasión de los árabes en su fulgurante conquista se transformó en mezquita. Entre los años 1158 y 1178, se construyó la iglesia románica, en lo que es hoy el recinto actual, se fundó bajo el amparo y advocación de Santa María. En el mismo año en que se concluyó el edificio románico lo consagró el arzobispo de Tarragona el 28 de noviembre de 1178. Asistieron a la inauguración los reyes de Aragón Don Alfonso y su esposa Doña Sancha, los cuales contribuyeron con numerosas donaciones a la construcción de esta iglesia. Asistieron también algunos nobles y otros obispos, muchos de los cuales firmaron la donación que hicieron los reyes a esta iglesia para su sustento.

En el 1347 se empezó a construir la nueva catedral gótica, ostentando actualmente el título de basílica que le fue concedida en el año 1931, junto con el Palacio Arzobispal “Monumento Histórico Artístico de Interés Nacional” .

Abside catedral de Tortosa

Absis exterior del siglo XIV, de la catedral de Tortosa

La catedral gótica

A principios del año 1340 la ciudad de Tortosa, quiso renovar su antigua iglesia románica, por otra de factura dentro del orden gótico, siguiendo el ejemplo de otras ciudades de la Corona de Aragón. Los feligreses tortosinos comenzaron a sufragar los costes para esta nueva basílica, según sus posibilidades. Les dio el ejemplo el obispo Berenguer de Prats, junto su cabildo, ofreciendo para la fábrica la décima parte de los beneficios, distribuidos en tierras, inmuebles y rentas. Con esta ayuda se logró comenzar el nuevo edificio en el año 1347, bajo la dirección del maestro de obras Bernat Dalguaire, el cual aparece documentado en el 1347, en los libros de fábrica de esta basílica. La nueva iglesia se construyó adosada al claustro, junto a las dependencias comunitarias de la Canónica, fundada en el siglo XII.

Puso la primera piedra el obispo don Bernardo de Llordat el 31 de mayo del mismo años 1347, en medio del absis interior. El altar mayor ya estaba construido en 1351, es el mismo que hoy podemos ver. De la misma época son los dos púlpitos existentes todavía, en piedra labrada con motivos religiosos, y los escudos labrados de la familia Soldevila, situados en la parte izquierda de cada púlpito, con toda seguridad que esta familia sufragó los gastos de la construcción; la realización de esta obra de sillería, seguió un procedimiento muy complejo, y de gran coste monetario, uno de los factores que la encarecía era la explotación y el transporte de la materia prima, que se adquiría en canteras muy determinadas.

Para continuar con las obras de la catedral de Tortosa, se buscaron nuevos recursos económicos en los años precedentes, con rentas del obispado y donaciones de los ciudadanos de Tortosa.

En el 1375 el obispo don Guillermo de Torrelles, además de las oportunas indulgencias a quien colaborase monetariamente en la construcción de la catedral, le aplicó la anata de los beneficios de los cincuenta años siguientes. La constitución de esta anata y sus estatutos los aprobó el arzobispo de Tarragona y el Papa Luna en el 1400, y posteriormente en el Concilio de Basilea, celebrado en marzo de 1441. En este mismo año, el 12 de abril, consagró de nuevo el altar mayor el obispo auxiliar de la diócesis don Bernat, por ausencia del titular don Otón de Moncada, que por aquellos años se hallaba ausente, ocupado en las tareas conciliares de Basilea.

El obispo natural de Morella Gaspar de Punter consagró la catedral gótica el 8 de junio de 1597, con toda solemnidad. Se calcula que la construcción de esta basílica duró unos 412 años.

punter-reixa01-cat-tortosa.jpg

Reja policromada costeada por el obispo Gaspar de Punter. S. XVII

En el año 1600, este obispo, costeó la magnífica reja de hierro policromado, bellísima  obra de arte y de difícil ejecución en aquellos años, con el escudo personal en la parte superior de la reja; separa el cuerpo de la nave con la puerta de entrada, su coste fue de más de dos mil libras; dejando escrito en su testamento se pagase seis libras de renta anual para que se cuidase de su mantenimiento y conservación.

nau-catedral-tortosa.jpg

Nave de la catedral de Tortosa con las capillas laterales

La arquitectura de la catedral gótica

El edificio es de planta basilical, compuesto de tres naves sin crucero con capillas laterales entre los contrafuertes y cubierta con vueltas de crucería, con tres plantas sostenidas por grandes contrafuertes y poderosos arbotantes en la parte exterior, siguiendo el ejemplo de algunas catedrales góticas catalanas de influencia francesa de la misma época. La cubierta es de bóveda cruzada en todo el edificio, muy bien iluminada con ventanales alargados en tres niveles, aprovechando la luz solar, perpendicular desde arriba en primavera y verano dejando filtrar la luz a todos los niveles de la planta principal. También hay que destacar los elementos de influencia gótica-flamígera que se distribuyen por el templo. El ábside de construye en forma de doble girola, sin ninguna separación de las capillas absidiales integradas en la nave externa con tramos triangulares muy estrechos.

La construcción de la fachada principal, diseñada en estilo barroco por el maestro Martín de Abaria, representó la finalización de las obras de la catedral. El proyecto original, que seguía esquemas puramente barrocos se hallan aún por terminar. En la actualidad se está excavando en la base de la fachada encontrándose de las distintas iglesias númerosos vestigios arqueológicos románicos y visigóticos.

Del conjunto catedralicio se destaca en particular las capillas absidiales y las laterales y en especial la dedicada a la Mare de Déu de la Cinta, patrona de la ciudad. Construida entre los años 1672 y 1725, se trata de un ejemplo del barroco en su plenitud.

Aloja tesoros de incalculable valor artístico como el retablo policromado de “La Transfiguración”, realizado por la escuela de Jaume Huguet que fue muy prolífica en Catalunya, obra del siglo XV, y las sillerías de los coros del siglo XIV. El gran tapiz medieval de la “Ultima Cena” de gran validez histórica y artística de incalculable valor. El retablo de Santa María -también llamado de la Estrella, ejecutado en el siglo XIV con madera policromada, distinguiéndose por la pintura azul del fondo-, el retablo de San José.

 Pila bautismal, donada por el Papa Luna

   Escudo del Papa Luna en la pila bautismal 

1. Pila bautismal donación del Papa Luna a la catedral de Tortosa. S. XV. 2. Detalle del escudo de armas de la casa de Luna

Entrando por la puerta principal en el lado derecho, existe una capilla que en su interior hay una pila bautismal de forma octogonal, de bella factura gótica, en los cuatro lados figura el escudo de Benedicto XIII, el Papa Luna, procede del castillo de Peñíscola, su estilo es del siglo XV. Hay un sepulcro de Juan de Gerona en la capilla del Santo Rosario, con sarcófago de alabastro, de estilo gótico florido, con detalles de transición al renacimiento, con los blasones de esta familia en la parte superior. En el centro figura una imagen con doselete laboriosamente esculpida, talla del siglo XIV.

Arcos con columnas salomónicas de la familia Boteller

Arcos con columnas salomónicas de alabastro y enterramiento de la familia Boteller. Al fondo capilla del Santo Sepulcro. S. XV

Hay una capilla costeada posiblemente por la familia medieval de los Boteller, en el primer tramo del ábside, de estilo gótico florido puro; su puerta aparece dividida en tres secciones por dos columnas salomónicas de mármol o alabastro, con el escudo de armas de esta familia de mercaderes ennoblecidos en la parte superior.

Alberga en la misma sede un fondo documental de gran antigüedad en su archivo capitular con interesantes códices y manuscritos, que dan testimonio de los acontecimientos por los que ha pasado esta catedral. Actualmente el archivo se halla en proceso de renovación, pendiente de las ayudas de la Generalitat de Catalunya.

claustre_cat_tortosa.jpg

Vista del claustro de la catedral de Tortosa

El claustro de la catedral

Destaca el armonioso claustro construido por los canónigos de San Agustín en el siglo XIII y XIV, de estructura trapezoidal, con cuatro galerías formadas por arcos ojivales de gran belleza, con aleros techados de madera sobre arcos apuntados.  En los muros de éste se encuentran los osarios de canónigos y prohombres de la ciudad de Tortosa, con sus escudos propios o familiares con inscripciones de letra gótica en catalán arcaico y en latín, verdaderas obras de arte escultórico y epigráfico catalán, enmarcadas con una moldura lisa o de media caña, decorada con elementos vegetales armoniosamente entrelazados, según el gusto de la época gótica, y en los angulos o en los laterales los blasones de la familia o del propio difunto. En el centro existe una fuente de una sección labrada con motivos góticos florales.

tres-segells-lapida.jpg

Piedra denominada “Tres Segells” (Tres Sellos), el primer sello representa el escudo cívico de la ciudad de Tortosa, en el centro la imagen policromada de la Virgen María, y tercer sello el hacha puesta en banda.

En el ángulo derecho del claustro destaca la piedra llamada de los “Tres Segells” (Tres sellos), formada por tres óvalos con el escudo de la ciudad, y en el centro un óvalo con la imagen  de la Virgen María, en el de la derecha, se halla un escudo cargado con un hacha, según algunos historiadores representa el privilegio de la mujer tortosina, adscrita a la Orden de la Hacha, instituida por Jaime I el Conquistador en premio a la valentía de las mujeres tortosinas por el valor demostrado ante una de las invasiones sarracenas. Según otros autores personifica la justicia o autoridad civil. También hay en el claustro la puerta románica perteneciente a la sala refectorio de los canónigos regulares de San Agustín. Y aquí se abren las puertas del refectorio, de la antigua sala capitular y de acceso al templo actual por una de las naves laterales. Hay dos  columnas de pórfido de gran belleza sosteniendo un ventanal. 

Lapida del canónigo Spuny. s. XIv

En los laterales de esta lápida pueden apreciarse los escudos de los Spuny y en el centro la de los Pau, perteneciente a los restos del canónigo B. Spuny S. XV.

La heráldica catedralicia

La heráldica catedralicia de Tortosa, sigue los patrones clásicos de las demás catedrales, monasterios e iglesias catalanas, enterramientos en el crucero central, en las naves y pasillos laterales, capillas donde se hallan un buen número de osarios con sus arquetas sujetas por travesas con sus inscripciones en latín medieval,  dan testimonio del personaje allí enterrado o sus restos óseos, casi todos religiosos. En la gran mayoría de los enterramientos tortosinos, figura en sus laudas sepulcrales el escudo propio o el de la familia, generalmente de obispos, canónigos, caballeros, y “Ciutadans Honrats” de Tortosa, equivalente este título al hidalgo castellano o al infanzón aragonés, aunque restringido su número a los fieles. Las características de sus blasones siguen también los modelos medievales de la heráldica catalana, peculiar en algunas de sus piezas y en la distribución de sus cargas, escudos parlantes, puede observarse el monte flordelisado o “mont florea”, tantas veces mencionado en los armoriales catalanes de finales del siglo XIV y principios del XV, como el de Steve Tamburino, Bernat Mestre o Bernat de Llupià, este último de mediados del 1500, destaca también la genuina “bordura de peces” (bordura de piezas), o “bordura componea” (bordura componada), citadas por algunos heraldistas de habla catalana, la universal y reina de las aves el águila, o el león rampante éste no puede faltar en una buena heráldica que se precie, torres, castillos y otras muchas piezas más. La antigüedad de estas lápidas en su gran mayoría, se pueden cifrar desde los años 1300 hasta finales de éste, aunque existen epitafios de principios y mediados del siglo XV, posiblemente algunos de estos enterramientos ya existieron en la antigua catedral románica y en la fundación de la nueva sede gótica, fueron colocados en una pared del claustro, en el lado oeste, respetando así la voluntad del difunto. También existen blasones en labras heráldicas datadas en los años 1500 hasta bien entrado el siglo XVI.  

   

Lapida del obispo Berenguer de Prat

Lapida de los Vilaubí, en el claustro de la catedral de Tortosa

cardona-joan-b-c-tortosa-a-1558.jpg

  1. Ejemplo de letra carolingia en la lápida del sarcófago del obispo Berenguer de Prats o Prat (1316-1341). 2. Letra gótica en la lápida de los esposos Vilaubí. (Años 1380 y 1390). 3. Modelo de letra humanística empleada en el siglo XVI, en el osario del obispo Joan Baptista de Cardona, el 3 de junio de 1558.

La epigrafía de la catedral de Tortosa

Los tres grandes tipos de letras medievales, empleados en el lapidario de la catedral, siguen patrones clásicos de la epigrafia bajomedieval de la antigua de la Corona de Aragón. La letra carolingia o carolina, convive con la gótica, junto con sus variantes, la uncial y la semiuncial. En las sepulturas de la nave destacan los epitafios en letra romana y humanística. Tanto la carolina, uncial o semiuncial, son labradas con terminaciones exageradamente alargadas, en especial la “d” la “g” “p” y “q”, con algunas abreviaturas de tipo religioso, muy común en el campo lapidario medieval en Catalunya y en todos los reinos de la corona aragonesa. La letra gótica de trazos angulosos, llena de ligaduras y contracciones; las variantes de la letra gótica dominan tanto la plena como la baja Edad Media, desde el siglo XII hasta finales del XV; la letra Romana se introduce a finales del siglo XV, y alcanzará un gran desarrollo en el ámbito humanístico, de ahí que se la llame también letra Humanística. Las tres pueden desarrollarse en trazo redondo o en trazo cursivo. Y las tres se encuentran bellamente representadas en la catedral tortosina. Las abreviaturas no plantean un grave problema son en general las propias de escrituras lapidarias, algunas ligaduras, siglas y contracciones. Se trata de una escritura sin grandes dificultades para su lectura correcta, aunque el mal estado de conservación en algunas, sí plantea bastantes dificultades de lectura e interpretación.Para los aficionados y amantes de la heráldica, no puede dejarse pasar por alto el interesante blasón de los Boteller y la lauda sepulcral de mármol de los Oliver de Alaxà, antiguas familias tortosinas enlazadas en aquella época, todavía se hallan en buena conservación. Con los emblemas heráldicos del ala y el olivo.

Continuará en la Parte II

  • Nota: Las fotografías de Heráldica son propiedad de Jesús Sanz, que permite hacer uso de ellas, excepto para fines comerciales, siempre citando el lugar de procedencia. www.armoria.info.

 J. Sanz

www.armoria.info

librodearmoria@yahoo.es

La brisura heráldica

Comentarios desactivados en La brisura heráldica

brisura-codesx-manesse.jpg

Blasón brisurado, con una faja, perteneciente a Ulrich von Gutenborg, representado en el “Codex Manesse”,  manuscrito en pergamino, iluminado, copiado entre 1305-1340. Fue un encargo de la familia Messen de Zurich,  dedicado y regalado al rey de Bohemia, Wensceslao II. Se halla depositado en la Universidad de Heidelberg.  Se ha actualizado y revisado el “Glosario Heráldico”, complementario al “Libro de Armoria, el 5 de enero de 2008, con fotos ilustrativas.

Relación de las páginas: 

Acolado, letra A, página 3 – Agua, 5 – Aguila de San Juan, 6 – Aguileta, 7 – Alabarda, 8 – Ancla, 11 – Ave Fénix, 22 – Azorante, 23 – Barbada, 4 – Bellota, 6 – Bergantín, 8- Bonete eclesiático, 11 – Cojín heráldico, 20 – Corona de emperador de Austria, 31 – Corona mural de pueblo, 35 – Cruz de Santa Tecla, 40 – Dantelado, 1 – Destrocero, 4 – Empenada, 2 – Escarpiada, 10 – Faja alzada, 1 – Florada, 5 – Franco cuartel, 8 – Gorro frigio, 4 – Manto, 3 – Monte a la italiana, 7 – Pantera heráldica, 1 – Pavés, 8 – Quinquefolio, 1 ________

 LA BRISURA 

La brisura heráldica es la modificación o cambio importante que sufre el campo del blasón, puede decirse se trata de una alteración o adición, con piezas heráldicas, utilizadas para distinguir los diversos miembros de una misma familia. Suele emplearse en especial en la realeza europea y en los blasones de la alta nobleza, en especial en Francia y de toda Europa.   La pieza más utilizada y generalizada en la brisura es el Lambel, o llamado también Banco por algunos autores castellanos, también se emplean el jirón, bordura, faja, cotiza, escudete, escusón, cantón, francocuartel o cantón de honor, y otras muchas más; estas cargas últimas no tienen proporción fija, según algún autor, la pila, que es una pieza como una cuña, y otras muchas del orden tercero. También se utilizaba para distinguir a los bastardos reales, o los nobles de alta jerarquía.   

          

gales-prncppe-negro.jpg

Lambel medieval en el escudo de armas del príncipe Eduardo de Inglaterra, de sobrenombre el Príncipe Negro,¹ también puede verse al lado la cota y los guanteletes, en la catedral de Westminster (Inglaterra). S. XIV  

 

El lambel como pieza más utilizada en las brisuras

El Lambel como pieza más común en las armas brisuradas a la vez que el escudete y el escusón, le sigue la faja y la cotiza o una combinación de ambas. Su posición en el blasón era en el jefe.El Lambel, Banco o Lambeo, este último termino nombrado por algunos heraldistas del Reino de Aragón en sus nobiliarios.  

Se asemeja, quizá por su similitud a un banco común utilizado para sentarse, visto de frente con las patas perpendiculares, con tres, cuatro o cinco pendientes y una tabla rasa adherida a ellos, esta forma diseñada es la utilizada comúnmente en la Edad Media, aparece dibujado en tratados y manuscritos europeos, como en la “Cronica Majora”, manuscrito realizado en Inglaterra, en el año 1259 o el “Wappenrolle de Zürich”, armorial elaborado en forma de rollo, datado en el 1340 y en España el “Nobiliario Vero”, de Ferran de Mexia, incunable impreso en Sevilla en 1492, por citar algunos de los más populares.

Ya en el siglo XVI, derivaría su diseño en unos colgantes de forma ensanchada o patada que es el empleado hasta nuestros días.   La brisura en la heráldica española En la heráldica hispana no tuvo mucha importancia la brisura, las armas plenas se transmitieron sin demasiadas problemas y de forma general se adoptó otras soluciones, sin embargo, sí hubo algunas casas en especial en las familias reales de la península ibérica, entre ellas las de Castilla y Aragón, que sí adoptaron la brisura.          anjou_-_sta-agata.jpg  Escudo de la reina Blanca de Anjou, en una pared del presbiterio de la capilla real de Santa Agata, Palau Major. Barcelona. S. XIV.

capella-de-sta-agata.jpgVista de la nave y al fondo el presbiterio de la capilla real adosada al Palau Major, de Barcelona, antigua residencia de los Condes de Barcelona y Reyes de Aragón. S. XIV

La brisura distingue el grado de los descendientes de una casa o familia. Por ellas se viene a conocer si se trata del primero, segundo, tercero, cuarto o quinto, pues el primogénito siempre debe usar de las mismas armas que su padre, sin diferencia alguna, circunstancia que no concurre en los demás hijos, por la obligación que les precisa de adicionarlas de alguna pieza. Algunos autores, señalan para el hijo segundo el lambel de tres pendientes, para el tercero, la bordura; para el cuarto, la orla; para el quinto el bastón; y para el sexto la cotiza, para más hijos se procedía a usar la fantasía más que los preceptos y reglamentos establecidos. Posteriormente para los hijos de éstos, ponían más sobre las brisuras o brisuras dobles, por ejemplo, si el hijo segundo usaba el lambel de tres pendientes, el hijo de éste debe traer de cuatro pendientes, el tercero de cinco, el cuarto de seis, etcétera, cargándolo de aquella figura que le pareciese. Para el hijo segundo del que tenía bordura, señalan sea ésta anglesada; al tercero, cargada de bezantes o roeles; el cuarto componada, y así los demás, de suerte que refieren la graduación de cada hijo.    

 carlos-ii-c-la-palma-de-sant-just.jpg

Labra heráldica brisurada con el escudo del rey Carlos III, en la entrada de una congregación religiosa, situada en la calle La Palma de Sant Just, de la ciudad de Barcelona. S. XVII. La regulación de la brisura por el rey Carlos III, de España

En  el año 1668, el 18 de julio, reinando Carlos III, en España, con privilegio de éste se señaló, radicalmente, alguna diferencia en los hijos y nietos del primero que obtuvo armas de esta forma. El primogénito usara las mismas armas que su padre, el hijo segundo un lambel de tres pendientes; el tercero, un creciente, el cuarto, una estrella de cinco rayos; el quinto, una mirleta; al sexto, un anillo y al séptimo, una flor de lis. Y en estas seis brisuras, cargándolas simultáneamente compone otras dobles para los hijos de éstos. Y así al segundo, que tomó el lambel, le señala la luneta o creciente, cargada del lambel; al tercero, la estrella; al cuarto la mirleta; al quinto, el anillo; y al sexto, la flor de lis; todas sobrecargadas del lambel. Para el hijo segundo del que tuvo el creciente por brisura expresa lo traiga cargado de otro más pequeño, y del mismo modo dice del tercero ponga la estrella; el cuarto, la mirleta; el quinto, el anillo; y el sexto la flor de lis. Al hijo segundo del que brisó con la estrella manda ponga el creciente sobrebrisado de la estrella, lo que observaran el tercero, con la estrella; el cuarto, con la mirleta; el quinto con el anillo y el sexto con la flor de lis. Para el hijo segundo del que empezó a usar la mirleta sobrebrisura, como todos los demás con ella, este al creciente; el tercero, la estrella, el cuarto la mirleta; el quinto, el anillo y el sexto la flor de lis. Para el hijo segundo del que usó el anillo, refiere use del creciente cargado del anillo, y así, con esta misma sobrebrisura, el tercero, con estrella, el cuarto la mileta; el quinto, el anillo y el sexto la flor de lis. Y finalmente para el hijo segundo, del que brisó con la flor de lis, señala el creciente, cargado de la flor de lis y con ella cargarán el tercero, la estrella; el cuarto la mirleta; el quinto el anillo y el sexto la flor de lis. Teniendo en cuenta que alguna familia puede sobrepasar el número de hijos aquí citados. Se propone el mudado de los esmaltes del campo que puede servir para los demás. 

armes-de-bretagne.jpgblason_watten_100.jpg

1. Escudo con brisura del Ducado de Bretagne en el franco cuartel, en unas pinturas encontradas en un castillo-palacio de la Bretaña francesa. S. XIII. 2. Blasón con el lambel utilizado a partir del siglo XVI hasta nuestros días. Armas de la casa de Watten, de Holanda.

Situación de las brisuras en el blasón

Las brisuras se aconseja se deben colocar preferentemente en el jefe del escudo o en un francocuartel o cuartel de honor, en el cantón diestro del escudo (en el siniestro denota bastardía), teniendo presente que si el campo del escudo es de oro o de plata, el hijo segundo pondrá el cuartel de gules; el tercero, de azur, el cuarto de sinople; el quinto, de púpura; el sexto, de sable; el séptimo, de contraarmiños, y la brisura del color que fuese el campo principal del escudo. Pero siendo de color el campo del escudo, el hijo segundo habrá de poner de oro su francocuartel, y el tercero de plata, con la brisura de gules; el cuarto de oro, y el 5.º, de plata, brisados de azur; el sexto de oro y el séptimo de plata, con la brisura de sinople; y las hijas, a excepción de cuando heredan la casa, brisarán sus escudos, tanto si son de metal como de color, poniendo el franco cuartel de armiños y la figura de oro, simbolizando en ambos esmaltes lo limpio y puro de su honor. Los herederos o sucesores ascenderán a la preferencia del uso de brisura en el orden establecido, de este modo: por muerte del primogénito, sin sucesión, entrará el segundo dejando su brisura, a tomar la del primero; el tercero, a tomar la del segundo y así de los demás, lo que se entenderá respectivamente en cualquiera de las cinco generaciones propuestas en el árbol familiar, optando por sus grados a la mejoría de las brisuras; bien entendido que los varones de inferior brisura, según la graduación de ellas, se antepondrán con preferencia a las hijas únicas y herederas que tuviesen por delante, excepto en el caso que los mayorazgos pidan por cláusula, el apellido, puede otra forma, expirando en éstas, y continuándose en aquéllos la familia, parece se les debe justicia, además que el escudo de armas es distintivo propio del varón. Elección de las piezas heráldicas

Téngase en cuenta que además de las brisuras citadas, las piezas que se usan son a elegir y hay gran variedad de ellas. Pero no pueden usarse como tales las piezas que entran en la composición del blasón real. Así, en Francia, no se puede brisar un escudo con flores de lis; en España, con castillos y leones; en Alemania, con águilas en Inglaterra, con leopardos, etc. La primera ley de la heráldica, señala: “Nunca debe ponerse en los escudos metal sobre metal, ni color sobre color, pero en las brisuras hay tolerancia y muchas veces puede verse color y metal sobre metal”.J. Sanz __________¹    El Príncipe Negro, hijo de Eduardo de Inglaterra, se debe su apodo a la armadura de color negro pavonado que llevaba, muere en el 1376, aquejado de una enfermedad que se desconoce.  Este príncipe, fue uno de los grandes protagonistas de la Guerra de los Cien Años. Infligió a los franceses una gran derrota  en  la batalla de Potiers en el año 1356, y combatió con gran valor en el Reino de Castilla al lado de Pedro el Cruel. Pero murió antes de heredar el trono inglés.

www.armoria.info

Páginas colaboradoras:http://foros.hola.com

Older Entries Newer Entries