armoria.info | Blog del Libro de Armoria

Jun/11

4

Los astros en los escudos de armas

 

Sarcófago de los Lull, de Barcelona en un arcosolio  situado en la iglesia de Santa Maria del Mar, de Barcelona. S. XIV

 

Los astros

En esta voz genérica, van incluidas todas las figuras que hace referencia al firmamento, como los planetas, el sol, la luna, las estrellas, los cometas, el arco iris, el rayo, estas figuras son las más generalizadas usadas en la como cargas en la heráldica mundial, pero se incluyen otras como los fenómenos metereológicos.

Llave de vuelta  con el escudo de los Solá, esculpido en su capilla de beneficiarios de la iglesia, de Santa María del Mar de Barcelona. S. XIV.

 El sol

Adoptada esta figura por la gran mayoría desde muy antiguo por los heraldos, se muestra en las armerias de diferentes formas  maneras, pero la más común, hoy en dia es la de figurado, es decir, con boca, ojos y nariz, aunque en la alta y baja Edad Media, en los viejos armoriales y en las piedras labradas, se aprecia liso sin figuración, es en el siglo XV, cuando se puede apreciar esta figura con los elementos que le caracterizan hoy en día.

Escudo de los Castellet en el enterramiento de un miembro de esta familia en el claustro de la catedral de Tortosa. S. XIV.

Su simbología, según algunos autores, reprenta la unidad, la verdad, la claridad, la abundancia al hombre al hombre liberal y benévolo.

En tiempos pasados siempre hubo discrepancia entre los tratadistas, si este astro debería ser de metal o de color. Lo cierto es que se aprecian en los armoriales de todas las épocas de oro y de color de gules, y azur. Aunque generalmente es verlo representado de oro y figurado, cuando se usa el término figurado y se le rodea con una línea negra, entonces se le nombra sombreado.

Este astro deber ocupar el centro del escudo, aunque éste también puede dibujarse sólo una parte de él, si se sitúa en el cantón diestro del jefe se le llama “saliente”; situándolo en el cantón siniestro del jefe se le denomina “poniente”.

1. San Jorge, vence al dragón delante del Rey de Inglaterra, en la parte superior se aprecia la liga o  jarretera. 2. Eduardo III, vestido de Gran Maestre de la  Orden de la Jarretera sosteniendo un panel con sus escudos de armas. 3. Sir Miles Stapleton, posiblemente Rey de Armas de la Orden también sostiene un panel con todos sus blasones. (Armorial de la Orden de  la Jarretera, realizado por William Bruges, Rey de Armas. Manuscrito existente en la British Library. Londres. S. XV).

La figura del sol ha servido también como divisa en dos órdenes de caballeria, la primera fue la Orden de la Jarretera, instituida en el año 1345 por Eduardo III de Inglaterra. Su divisa fue una liga o jarretera, además llevaban un collar con un sol radiante. La segunda orden fue fundada por la emperatriz Leonor, viuda de Fernando III de Absburgo, en el año 1662, para que renaciese la piedad en la Corte  denominándose esta Orden de las Damas de la Virtud, cuya divisa era un sol rodeado de una corona de Laurel.” (Cfr. Vicente Valero de Bernabé. Tesis).

Detalle  del blasón del obispo Luna, posteriormente Papa Luna. Trascoro de la catedral de Tarragona. S. XIV.

 

Pared del trascoro con los escudos de varios obispos entre ellos los del obispo Luna.

La Luna

Escasamente se encuentra vista en la heráldica europea, pero sí en la española y francesa, rara vez aparece plena y figurada en los blasones medievales, así la podemos admirar en los antiguos armoriales, y en labras heráldicas medievales. Quizá su adopción fue debida a la reconquista, por tener que expulsar a los invasores sarracenos, algunas familias adoptaron la luna como señal de sus gestas y  hechos guerreros.

Dibujada posteriormente, con los años con cara humana para diferenciarla de un bezante, su aspecto debe de ser el de una media luna. Cuando se halla con las puntas hacia arriba se le denomina “montante” o también; “creciente”, con las puntas mirando hacia la diestra se le llama “contornada”, de perfil se llama “tornada”, con las puntas hacia abajo “menguante”, algunos autores en su gran mayoría utillizan el término “menguante ranversado”.

Lo más común es hallarla en una de sus fases y es la de creciente, se puede apreciar, situándola en la distintas posiciones del escudo, en la barba, en la punta, al lado diestro y al siniesto, en el jefe y en las borduras, sirve de carga en muchas piezas del blasón.

Se le considera signo de buena esperanza y buen presagio de elevación, muchos linajes de las tierras que formaban la Corona Aragonesa y castellana,  han cargado su escudo con uno a dos o más crecientes, o sembrados de ellos. Cuando no se especifica ninguna posición se sobreentiende que ha de ser la de “montante”, teniendo las dos puntas mirando al jefe del escudo, según algunos autores

Representa simbólicamente: La mitad, la verdad, claridad y las riquezas. Simboliza también la fuerza creadora e inteligente. Pintada de rojo es símbolo del derramamiento de la sangre y fortaleza del espíritu.

  Su simbolismo: La mitad, la verdad claridad y las riquezas. Simboliza también la fuerza creadora e inteligente. Pintada de rojo es símbolo del derramamiento de la sangre y fortaleza, pintada de oro símbolo de buenas virtudes y templanza.

 

Enterramiento del canónigo Esteba, en el muro del claustro de la catedral de Tortosa. S. XIV.

La estrella

 Es uno de los astros más representados en la heráldica española. Generalmente tiene cinco rayos; aunque se encuentra en los escudos ibéricos, aunque se encuentra de seis u ocho rayos; se debe especificar siempre el número de éstos, puede ir pintada de plata, oro, gules, azur, admite todos los colores y esmaltes heráldicos. Aunque esta norma, incluso hoy en día no es muy respetada.

 La estrella es la imagen de la fecundidad. Demuestra la luz, verdad, majestad y claridad. Simboliza la prudencia, hallándose por los tanto, sirviendo de figura al blasón a los hombres virtuosos.

Cometa pintado en el guardapolvo de un altar en la Catedral de Vilafranca del Penedès.

 Cuando la estrella lleva los rayos ondeados, se le aplica el nombre de cometa, si se halla con dieciséis no cabe duda sobre su nombre. Otros Reyes de Armas, para demostrar que es un cometa le añaden una cola del mismo esmalte o color que la estrella. No debe confundirse con el meteorito, éste no existe en la heráldica, que sepamos.

 Escudo de armas de los Amat.

Las nubes

 También entran las nubes en el grupo de los astros al igual que los rayos, y el arcos iris por pertenecer a los fenómenos metereológicos se encuadran en este grupo. Las nubes se pintan de plata, a no ser, que se mande los contrario. Su simbología la desconozco.

Fuentes documentales: “Manual de Heráldica Española”, Eduardo Pardo de Guevara. Prólogo de F. Menendez Pidal. – “Nobiliario Vero”, Ferran Mexia. Año 1492. – “Lecciones de Heráldica”, D. J. Herrera Dávila y D. A. Alvear. – “Compendio Heráldico de Armas, según el método más arreglado del blasón”, D. Pedro Joseph de Aldazabal, Presbítero. Año 1773. – “Tractat General de Heràldica”, M. Bassa i Armengol. Año 1973. – “Heráldica Española”, Luis F. Messía de La Cerda y Pita. Año 1990. – “Diccionari General de Heràldica Catalana”, Armand de Fluvià. Prólogo de Martí de Riquer. Año 1982. – “Adarga Catalana”, Fr. de Garma i Durán. “Diccionario Onomástico y Heráldico Vasco”, Elías de Querexeta. – “Nobiliario Español”, J. de Atienza. – “Manual de Heráldica Española”, Martí de Riquer.

 J.  Sanz

 

——————————-

ACTUALIZACIÓN DEL MES DE JUNIO DE 2011

 Incorporación de nuevos escudos:

Letra B: Bec, 20. – Bellafila, 20. – Bernad, 30. – Berné, 31. – Berro, 31. – Bertomeu, 32. – Besalduch, 32. – Besanet, 32. – Besga, 33. – Besolú, 33. – Besora, 33, – Bestracà, 33. – Betret, 33. – Betete, 33. – Beuda, 34. – Beuso, 32. – Beyán, 34. – Bez, 34. – Bezzina, 34. – Biarne, 35. – Bibiloni, 35. – Bicard, 35. – Bicart, 35, – Biel, 35. – Biert, 35. – Biesa, 35. – Billarach, 36. – Binal, 36. – Bierge, 36. – Bigas, 36. – Bieto, 36. –

Letra G: Gabalí, 1. – Gible, 24. – Gil de Jasa, 21. – Gil de Palacio, 21. – Gilbert, 21. – Gili de Vilafranca, 22 – Giménez, 22. – Ginabreda, 22. – Ginard, 22. – Ginard, 22 – Ginebra, 22. – Gilfrontin, 21. – Gilberte, 21. – Ginés, 22. – Ginientes, 22. – Giral, 23. – Giralt, 23. – Girau, 23. – Girgós, 23. – Girau, 23. – Girgós, 23. – Gisbert, 24. – Gispert, 24. – Godinos, 24. – Godino, 24. – Golfín, 26. – Gomar, 25. – Gombáu, 25. – Gómez, 26. – Gómez de Bernabé, 26. – Gomila, 26. – González, 27. – González de Argumanes, 27. – González Negrete, 28. – Gorbs, 28. – Gorchs, 28. – Gorchs, J. A., 28. – Gordo, 28. – Gordos, 28. – Gorina, 29. – Gorós, 29. – Gosar, 29. – Goscón, 29. – Gossa, 29. – Gotrano, 30.

 Letra B: Bec, 20. – Bellafila, 20. –Bernad, 30. – Berné, 31. – Berro, 31. – Bertomeu, 32. – Besalduch, 32. – Besanet, 32. – Besga, 33. – Bestracà, 33. Betres, 33. – Betete, 33. – Beuda, 34. – Beuso, 32. – Beyán, 34. – Bez, 34. – Bezzina, 34. – Biarne, 35. – Bibiloni, 35. – Bicard, 35. – Bicart, 35. – Biel, 35. – Biert, 35. – Biesa, 35. – Billarach, 36. – Binal, 36. – Bierge, 36. – Bigas, 36. – Bieto, 36. – Binot, 36. – Biota, 36. – Bisanya, 36. – Bistué, 37. – Bitruses, 36. – Bistuer, 36. – Binal, 36. – Biurós, 37. – Bivas, 37. – Blai, 38. – Blan, 38. – Blanca, 38. – Blancafor, 38. – Blancafort, 38. – Blanch, 38. – Blanch Ribera, 38. – Blasco de Azuara, 40. – Blau (Blan), 40. – Blondel, 40. – Blondel de Drouhot, 40. – Boada, 40. – Boatella.

J. Sanz

www.armoria.info

No tags

Comments are closed.

<<

>>

Theme Design by devolux.nh2.me